Ramírez- El miércoles 6 de junio a la tarde la Municipalidad de General Ramírez realizó una sesión de fotos y video con tres grandes pilotos ramirenses que compiten en categorías de la ACTC: Francisco Hernández (TC Pista Mouras), Damián Markel (TC Mouras) y Ayrton Londero (TC Pista).

Su imagen pronto aparecerá en folletería, spots publicitarios y cartelería, como parte de la campaña de prevención La Carrera de la Vida, organizada por el Área de Seguridad Vial y que tiene como objetivo reducir el consumo de alcohol entre quienes conducen, bajo la consigna de “Si tomaste, No manejes”.

La misma traza un paralelismo entre la vida y una pista de carreras, donde los valores para correr en el circuito coinciden con los que necesitamos para “llegar bien” en nuestra carrera de todos los días.

Otros ejes– vinculados al uso de casco y el respeto de las reglas de transito – se trabajarán también junto al joven piloto de karting Manuel Borgert (RMC Buenos Aires y divisional Mini Max).

La carrera de la vida

La Municipalidad de General Ramírez a través del Área de Seguridad Vial lleva adelante hace más de dos años un plan estratégico que comprende tres ejes de trabajo: educación, infraestructura y control.

De acuerdo al diagnóstico realizado y las prioridades del plan, se enfocan en cuatro conductas que son núcleo de la cultura vial y que comprometen directamente el cuidado de la vida. Ellas son: el uso del casco para motociclistas, la conducción sin alcohol (o “cero alcohol al volante”), el uso del cinturón de seguridad y la conducción responsable de la bicicleta.

Se comenzó trabajando fuertemente en los primeros dos aspectos mediante campañas de educación, tanto escolares como destinadas a la comunidad en general. Se suma también una intensa agenda de control en la vía pública.

Los resultados son más que alentadores: en Ramírez más del 93% de los motociclistas utiliza el casco y los controles de alcoholemia positivos descendieron sensiblemente. En este último caso, cabe destacar que el Área lleva adelante en conjunto con los locales nocturnos de la ciudad la campaña del “Conductor designado”, realizando asimismo controles de alcoholemia todos los fines de semana.

La campaña

“Ganemos la carrera de la vida” es una campaña de seguridad vial que tiene como objetivo reducir el consumo de alcohol entre quienes conducen, bajo la consigna de “Si tomaste, no manejes”. La campaña utiliza como eje y facilitador del mensaje a deportistas de gran renombre local y regional que compiten en tres de las categorías más importantes de la ACTC: Francisco Hernández (TC Pista Mouras), Damián Markel (TC Mouras) y Ayrton Londero (TC Pista), todos ellos jóvenes que vienen adquiriendo gran trascendencia en el ámbito nacional gracias a los triunfos obtenidos en las distintas fechas del turismo carretera, siendo Ramírez dueña de un fenómeno particular e históricamente arraigado en relación a la pasión por los fierros, donde cada fin de semana se paraliza la ciudad para ver cada carrera.

Otros ejes– vinculados al uso de casco y el respeto de las reglas de transito – se trabajarán también junto al joven piloto de karting Manuel Borgert (RMC Buenos Aires y divisional Mini Max). La idea central de la campaña se apoya en los conceptos de responsabilidad, cuidado personal y del otro; apuntando a reconstruir creencias sociales arraigadas -sobre todo en los jóvenes- sobre lo que significa ser un “ganador” al volante: no valerse de habilidades de supervivencia, ser temerario o tener actitudes pretendidamente valerosas, donde quien “maneja bien” es quien lo hace más rápido y sin ningún tipo de norma o autocontrol que lo condicione.

En contrapartida, desde la campaña se plantea que “para ganar en la vida, hay que cuidarse”. O, en otros términos, cuidarse y cuidar al otro es la clave para ganar “la carrera de la vida”.

Se traza un paralelismo, entre la vida y una pista de carreras, y los valores para correr en un circuito coinciden con los que necesitamos para “llegar bien” en nuestra carrera de todos los días. En este sentido, el alcohol nunca es un buen aliado a la hora de tomar el volante. Por eso se plantea que “con el alcohol siempre corrés en desventaja” y que así como las “carreras se definen en segundos, la vida también”.

Se remarca también que hacerse cargo de un vehículo para correr es una gran alegría pero también una gran responsabilidad. En definitiva, ser un ganador es un desafío que requiere de responsabilidad, valores positivos, esfuerzo y el cumplimiento de ciertas reglas, donde siempre se debe privilegiar la seguridad.

Dejar respuesta