Victoria.- En Concejo Deliberante de esta ciudad ha sido objeto de situaciones extrañas en las últimas semanas, cuando en dos oportunidades alguien ingresó al recinto y arrancó los cables del equipo de audio que les da voz y grabación a los concejales. Aunque no es sencillo ingresar sin una llave, no se pudo saber quién o quiénes serían sus autores.

Lo nuevo es que desapareció una nota de un armario, enviada por dos ciudadanos y que ya había ingresado para su tratamiento. Se trata de una denuncia institucional presentada por los abogados Alejandro Rees y Luciana Zorzabal, donde se señala la “incompatibilidad” en el cargo de organizador y/o coordinador de la Semana de la Juventud, Pedro Mansilla, con su cargo de concejal.

El concejal Mansilla se defendió diciendo que: “El año pasado pasó lo mismo (estuvo a cargo de la organización de la Semana de la Juventud. N de R) y nadie saltó, quizá porque en ese entonces no estaba este cortocircuito con el vecinalismo”. Se refiere a la dura contienda que se libró entre el Ejecutivo y el titular del Concejo.

Lo inexplicable, según informó el sábado 23 la Edición Victoria Nogoyá de Paralelo 32, es que la mencionada nota fue sustraída de un armario bajo llave y los primeros indicios muestran que no habría sido forzada la cerradura.

Se trata de un hecho muy grave por cuanto la nota había sido ingresada el miércoles 20 y tomó estado de documento público. Seguramente se pedirá a los firmantes que presenten una nueva nota y se resolverá el problema, pero el hurto del documento tiene mayor impacto en el marco de los anteriores casos de vandalismo interno, en la consola de sonido.

“Es extraño que ese recinto sea el centro de situaciones incómodas y no se conozca quién o quiénes son sus autores”, termina diciendo nuestro Semanario al dar cuenta del hecho.

Dejar respuesta