Nogoyá.- El abogado Daniel Casas, defensor multifuero auxiliar, se refirió específicamente a los casos de violencia de género que llegan a la fiscalía denuncia tras denuncia. Es de público conocimiento que Nogoyá está atravesando una situación particular luego de una denuncia pública realizada por una chica trans que tomó vuelo provincial y que desencadenó una amplia movilización en defensa de las diversidades sexuales en la ciudad. La situación ahora está en manos de la justicia.

En este contexto, el letrado en relación a su trabajo informó: “Tenemos actuaciones en la sede civil como en la sede penal, asistiendo a las personas que no tienen un abogado por cuestiones económicas, y en el fuero civil tiene que ver con toda la protección de los niños, niñas y adolescentes, y personas incapaces en el marco del nuevo Código Civil”.

“Ha sido un año que ha comenzado con una actividad importante con cuestiones de género o cuestiones vinculadas a reclamos alimentarios que atendemos con las a madres que normalmente vienen a solicitar un aumento de cuota o una fijación de cuota alimentaria”, informó.

Violencia de género

“De acuerdo a lo que nosotros intervenimos, hay momentos en el año que se recrudecen, hay momentos que son clave, uno son las fiestas”, dijo, y sumó: “También en febrero cuando se da el inicio de clases aumentan los reclamos alimentarios y eso deriva en una situación de violencia”.

Desde este enfoque se hace hincapié a los gastos que implica que un niño o niña vuelva al escuela, además sumó que otro momento son las vacaciones ya que implica que las exparejas “se disputen” dónde va a estar su hijo o con quién se va a quedar.

Casas fue determinante y puntualizó: “Mensualmente estaríamos haciendo un promedio de entre 15 y 20 denuncias de violencia de género”. En este camino argumentó: “Hay un aumento de la conflictividad social, el aumento tiene que ver con un montón de cambios que hacen que las personas se hagan menos tolerantes”. Además comentó que en la cuestión de violencia de género no solo hay que apuntar a proteger a la víctima sino también tratar al violento.

Asimismo, el abogado remarcó: “Muchas veces las mujeres que vienen son agredidas, y dicen: ´A mí no me pegó´. Yo les digo: ´Señora, no es solamente el golpe o la cachetada´, la violencia psicológica, la intimidación, la amenaza, pueden generar tanto más daño´”.

Además, comentó que unos de los problemas tienen que ver con la naturalización de la violencia de género donde explicó que muchas mujeres intentan retirar la denuncia pasada las horas. “La violencia psicológica lleva muchas veces a una dependencia de esa persona que agrede, una manipulación”, concluyó.

Dejar respuesta