Al comenzar la entrevista Claudio Soumolou -actual prosecretario de la Asociación de Cooperativas Argentinas- comenta que está recién llegado de la 31° Reunión Anual de Gerentes de ACA, y menciona las palabras del politólogo Andrés Malamud que le resultaron llamativas: “Si lo miramos subjetivamente, Argentina no es un país con gran cantidad de recursos naturales, en el ranking estamos bastante lejos”, lo cita sorprendido.

Estudió Gestión de Agronegocios en el Instituto Parque de España de Rosario, donde vivió pero extrañaba su pueblo y volvió ya que “tengo el concepto positivo de trabajar en lo rural con capacitación permanente y calidad de vida”, ratifica con entusiasmo.

Desde sus 19 años comenzó a participar en la Juventud Agraria Cooperativista de Máximo Paz de la cual llegó a ser presidente, luego en Juventudes Agraria Argentina donde se involucró a nivel nacional llegando a ser Presidente del Consejo Nacional hasta el año 2009. “Fueron años bastantes complejos por el conflicto del campo en su punto más álgido, pero pude viajar bastante por el mundo presentando programas de formación para jóvenes rurales”, declaró.

En esa oportunidad el presidente de Juventudes Agraria Argentina junto con el INTA presentaron en congresos mundiales de aplicación de tecnología al sector agropecuario un Programa de Capacitación a distancia que permitía a los jóvenes en el país que no tenían acceso a la tecnología acceder desde la Cooperativa. Recibieron el Premio de BID de ORO como proyecto exitoso en América Latina y aún sigue estando en funcionamiento, brindando a los productores herramientas para su desarrollo en el campo, proyectos nuevos que puedan realizar en el sector y todas las temáticas que son atravesadas por el cooperativisimo.

Desde su punto de vista, Claudio Soumolou ratifica que hay repensar el modelo de la Cooperativa: “Es la unión de todos los productores y lo que le pasa al productor repercute directamente. Por eso es importante que la cooperativa que nos nuclea piense en lo que le puede suceder al productor a futuro”.

Y prosigue relatando cómo son otros modelos cooperativos a tener en cuenta en el resto del mundo: “Hay un modelo cooperativo Mondragón en España donde todos trabajan con reglas claras de la misma manera, que se puede adaptar a Argentina. También y más cerca, hay uno en el sur de Brasil donde las cooperativas regionales agregan valor que llega directamente a la góndola del mercado, a través de un gran poder de negociación y por último hay otros que son americanos o los bancos holandeses”.

El entrevistado reflexiona: “Estamos en un momento interesante para pensar si seguimos así o tiene que ser otro modelo, no perdiendo su esencia cooperativa pero a lo mejor tiene que ser distinta la forma en la que estamos trabajando.

Hacia una juventud más comprometida con el campo

En cuanto a su participación en procesos de formación recientes, desde ACA se encuentra realizando un trabajo con las entidades del Grupo Cooperativo entre los que se encuentra el Grupo Asegurador La Segunda Cooperativa Seguros donde constituyeron la Fundación NODOS. El prosecretario afirma: “Es nuestra pequeña universidad, donde se forman dirigentes, jóvenes, y cuadros de funcionarios para que vayan ocupando cargos en las cooperativas. El primer programa que se está trabajando es de planificación estratégica para cooperativas”.

Como formador agropecuario asegura que “hay muchos jóvenes preparados, se diluye el tiempo en tomar las decisiones, que las generaciones de padres e hijos compartan la toma de decisiones. Hay que seguir trabajando porque faltan muchos más, hay que prepararlos y mostrarles que es un camino interesante para su profesión y su familia. Una vez me dijeron para que una chacra se desarrolle como tal tiene que tener vida, pero muchos deciden vender la producción antes que trabajarla”.

La sinergia que suma fuerzas

Con respecto a la relación entre el Gobierno y las cooperativas el referente de ACA asegura que “es buena de los dos lados; por ejemplo, hace muchos años que el programa de servicios agropecuarios del Gobierno Nacional nos ayudó con el proyecto de un semillero nuevo que desarrollamos con productores de Máximo Paz y el norte de Córdoba”.

Las Cooperativas se basan en una relación de confianza por eso se prioriza la calidad sobre la cantidad de asociados “para que el pequeño o mediano productor siga teniendolas como un punto de equilibrio dentro de su escala de producción”, fundamenta Soumoulou. Dentro de la ACA hay unas 150 cooperativas cuya data de un promedio entre 65 y 100 años siendo las más antiguas de la zona de Entre Ríos, bajo el objetivo originario de defender al productor agropecuario de las grandes corporaciones.

A propósito de su experiencia en la gestión cooperativa opina que “es mejor asociarse que fundirse, más allá del sentido de producción las cooperativas tienen una función social ya que manejan presupuestos muchos más altos que el de las comunas, tienen igual o más cantidad de empleados, y además son el pulmón social por donde circula la vida en comunidad”.

Del grano a la miel

Más allá de su costado como formador y en la gestión, Claudio Soumoulou es productor agropecuario en Máximo Paz, tiene un campo arrendado en el norte de Córdoba, ganadería, cría y sobretodo es reconocido como apicultor de oficio familiar, desde hace 52 años. Según él, “quizá no es la mejor zona para la producción de miel pero en un país donde se consumen no más de 200 gramos de miel, el problema fundamental es que no tiene recambio generacional”.

Al respecto explica: “Muchos productores grandes no dejaron a nadie para que continúe con la actividad, entonces cuando se deja, directamente se pierde la producción, se venden las colmenas o se dejan abandonadas. No hay jóvenes interesados porque la apicultura requiere un trabajo importante, se realiza durante meses de mucho calor, hay que estar vestidos con equipos de doble tela y la abeja pica”.

ACA desde adentro

El Consejo que se reúne habitualmente está conformado por 19 personas que participan activamente para fortalecer el vínculo con las cooperativas de base con sus consejos de administración, de diálogo y trabajo con la gente.

En materia de sustentabilidad, ACA va a estar superando la comercialización de 19 millones toneladas de granos. Además hace tres años desarrolló ACA Bio, una nueva empresa radicada en Villa María que produce etanol de maíz. Y actualmente está poniendo en funcionamiento una planta de recuperación de plásticos, de productos químicos y silo bolsa en la zona de Cañada de Gómez.
 

Autor: Carina Labruna

Dejar respuesta