El 1° de marzo empezará a tener vigencia un nuevo impuesto en el país: será el que grava a las petroleras por las emisiones de dióxido de carbono (CO2), y se cobrará con la venta de combustibles líquidos. En naftas el aumento es de 0,412 pesos por litro, a lo que se descontará el 12% de corte de biocombustibles; en gas oil, 0,473 pesos por litro y se le resta el 10% de corte de biocombustibles. Se trata de una transitoria disminución en la presión tributaria de 0,66 pesos por litro en la nafta y el gasoil premium, y de 0,03 pesos en el gasoil común, mientras que habrá un alza de 0,19 pesos en la nafta premium. A eso se le suma el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y otros impuestos.

Carga impositiva

Casi la mitad del precio de las naftas ya corresponde a impuestos. Según El Cronista, un informe de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos de Argentina (Cecha) relevó que de los 24,39 pesos por litro de nafta súper que se pagan en la Ciudad de Buenos Aires, 5,69 es por ITC (23,3% sobre precio final). Junto a Tasa Hídrica, IVA, Ingresos Brutos, y el Impuesto a los Débitos y Créditos Bancarios, los tributos componen el 41% del precio final, a lo que se le agrega el flete, el precio de compra y el margen que se queda el expendedor, que es de apenas 2,41 pesos por litro vendido, 9,9% sobre el total.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here