Victoria.- La charla con Franco Gianquinto y Marcos Pereyra permitió no solamente  repasar la carrera artista del dúo dentro del folclore sino que además permitió conocer su pensamiento sobre distintos aspectos de la música

Decidieron no poner una denominación propia  al conjunto les gusta presentarse con su nombres y apellido, sostienen que esto les permite un mayor conocimiento por parte del público. Si algún día deciden   tomar caminos diferentes tienen una nominación que los hace conocidos,  sostuvo Franco.

En forma periódica se juntaban para hacer música y descubrieron que tenían afinidad para interpretar un estilo que día a día se va afianzando. En conjunto lanzaron la propuesta a partir del 2007. Completan el conjunto un bajista (Juani Cruzado) y tienen el auxilio de un sonidista que compagina todos los aspectos a tener en cuenta previo a cada actuación.

Abrazaron la música folclórica desde muy chicos con una fuerte influencia de sus padres con quienes actuaron siendo niños. “Nunca salimos de esa línea musical” señaló Franco. Con el correr del tiempo decidieron compaginar un repertorio propio con temas que nacen en nuestra provincia rescatando autores y compositores entrerrianos especialmente.

Para Marcos hay mucha empatía con autores de la región, consideró que tenemos muchos en común con artistas santafesinos como Miguel Angel Morelli y el “Cholo” Aguirre  y también con uruguayos. “Creo que nos une el río” señaló. Definió a la chamarrita como una decidora del paisaje siempre habla de la provincia, los pájaros y el río. En cambio el chamame  aborda temas de la región pero además  canta a otras cosas como el amor.

“Encontramos en el rasguido doble una forma de reemplazar otras líneas musicales, como el bolero”,  permite darles  un perfil propio y llevar al  público algo genuino. “También nos atrevemos a componer canciones” comentó entre sonrisas. En una actuación la semana pasada cuando fueron a actuar al Casino Center de Rosario,  la  artista María Elena Sosa interpretó  un tema su  autoría. “Se siente una linda sensación”. Esto los motiva para seguir componiendo y generando  cosas nuevas.

A opinión de Franco la gente sigue escuchando folclore porque forma parte de nuestra cultura, y consideró que el individuo no pierde sus raíces.

Inicios

“Aprendí desde chico a tocar de oído, me enseñaban como tenía que poner los dedos en los trastes de la guitarra pero desconocía los tonos. Después fui aprendiendo” explicó Marcos. A pesar de lo difícil que representa vivir de la música consideró que actualmente tiene la posibilidad de hacerlo, el hecho de no tener familia a cargo  también resulta más fácil. Esto le ha permitido crear en forma permanente algo que no podría hacer si tuviera otra actividad. “Somos cuentapropistas y debemos  combinar trabajo y creación para poder generar nuevas canciones”.

Por su parte Franco se recibió en la Escuela de Música y es docente  hace 10 años tarea que le permite tener  un ingreso fijo y el conjunto representa un complemento desde el punto de vista económico.

Ambos en diálogo con Paralelo 32 coincidieron en que es poco lo nuevo o innovador que se genera dentro del folclore, consideró que los hijos de Monchito Merlo y Mario Bofill han generado  algunas cosas interesantes.

Conjunto

Consideran que se puede hacer un buen producto sin tener tantos integrantes, mencionaron a exitosos grupos como  Soda Stereo que eran solamente tres integrantes, además cuando más gente se incorpora la compaginación lleve un mayor trabajo y resulta complicado manejar los horarios de ensayo. “Con pocos integrantes se pueden hacer muchos matices”. Han logrado por otra parte tener musicalmente  un perfil propio que les permite exhibir una identidad sin imitar a otros artistas. “Esto lleva muchos tiempo” sostuvo Marcos.

También este último comentó que  hace producción musical, se ocupa de realizar arreglos y de compaginar todos los aspectos de los temas  previos a una grabación o a una actuación. En general lo ha realizado con conjuntos y músicos en general.

Son muy celosos en cuanto a resguardar lo que nosotros tenemos como cultura musical y esto tiene que ser lo que se lleva a distintos lugares del país. “No estamos en contra de otras líneas musicales pero tenemos la responsabilidad de transmitir lo nuestro lo que representa y tiene nuestra provincia” señaló Marcos. Tampoco la indumentaria marca el perfil de un artista, consideró que  debe ser auténtico sin perder la identidad sin interesar la forma en que está vestido.

Público

Tienen un público variado,  comentaron que en el Festival del Chamamé  de Federal se encontraron con mucha gente joven pero también de mayor edad, en general llegan bien al auditorio y han tenido muchas satisfacciones en ese sentido, por la forma en que son recibidos por la gente. Sostienen que se debe apuntar al público joven. Además son muy cuidadosos con respecto al repertorio a criterio de estos músicos,  los que cantan temas jocosos que incluyen burlas acompañados de un fuerte sapucay no le aportan  nada el folclore por el contrario lo desnaturalizan.

Están conformes con las actuaciones que tuvieron el año pasado, después pasaron un tiempo en baja pero en noviembre volvieron a tener mucho trabajo que no para hasta la actualidad.

Octavio Osuna

El reconocido cantante Octavio Osuna que hace un tiempo se radicó en nuestra ciudad representó una sabia enseñanza para el dúo,  comentaron que le transmitió toda  su experiencia sin egoísmos. Actualmente los amigos son la familia de Octavio, “en lo musical nos ha enseñado muchas cosas sobre todo el modo de cantar los  temas”.

Dejar respuesta