Levantaron la prisión domiciliaria a Genoveva González, la abuela de 92 años, que se presentó el pasado 31 de enero en la comisaría de San Francisco, con un revólver en su cartera.

La mujer había sido imputada por tenencia ilegal de arma de fuego cuando ingresó en la dependencia policial para reclamar por una denuncia de usurpación.

González también recriminaba la inacción de la Policía y amenazaba con hacer justicia por su cuenta.

La mujer cambió su abogado defensor y fue indagada por la fiscal Leonor Failla, quien levantó la prisión domiciliaria.

 

Relacionada “Si no lo sacan por las buenas, lo saco a tiros”, dijo la abuela que fue a la comisaría con un arma

Dejar respuesta