Victoria.- La Ing. Clara Mitchel (*) explicó que son varias las causas que han llevado a la extinción a especies animales, entre ellos se destacan la contaminación, la destrucción del ambiente e inclusive animales domésticos como perros y gatos que atacan a la fauna. Se producen fenómenos hidrológicos como las crecientes que provocaron una enorme mortandad en la zona del puente que nos une a Rosario, y lo mismo sucede en otras rutas. “El tema se torna grave para algunas especies, por ejemplo, en la actualidad solamente quedan con vida 250 ejemplares de yaguareté”.

Otros, como el cardenal amarillo, han desaparecido. Este fenómeno se atribuye a la comercialización ilegal y, según la profesional, es un ave preciosa, sobre todo el macho que tiene un cantar muy melodioso y es muy buscado. Se considera que actualmente existen solo 2.000 ejemplares y se vende a precios que oscilan entre 5 mil y 15 mil pesos.

Hay diferencias entre los cazadores que lo hacen por subsistencia y otros que tienen un interés diferente. “También hay coleccionistas que se dedican a esta actividad”.

Además están los  acopiadores, que adquieren ejemplares y los comercializan a nivel nacional e internacional. La última tendencia que están observando es que la mayoría se vende por redes sociales más que por otros medios, como son las ferias o criadores ilegales.

Está en vigencia la Ley Nacional N° 22421, que entre otros aspectos prohíbe la comercialización, caza, transporte de especies y subproductos como el cuero de animales, salvo los que están en provincias que tienen caza regulada, como es el caso del  coipo (nutria).

En general las Direcciones de Fauna han dejado pasar por alto estas cuestiones, en muchos casos por falta de recursos para poder ejercer un buen control.

Otro aspecto importante es trabajar para mantener la conservación de los humedales. En este punto Mitchel consideró que es muy importante la existencia del Parque Nacional Predelta (Diamante), también la Municipalidad de Rosario, que tiene tierras donadas en jurisdicción de nuestro delta, lleva adelante un proyecto en ese sentido para crear una Reserva.

Finalmente comentó que la comercialización de fauna representa el tercer mercado ilegal más importante del mundo, como agravante, preocupa la falta de recursos para combatir este tráfico, que se mantiene porque sigue habiendo demanda y gente dispuesta a comprarlos. “Ese animal pasó por una serie de manipulaciones, por cada ejemplar que sale a la venta hay 9 que mueren porque no soportan el manejo y el maltrato que les dan los traficantes”

Acuicultura

Con respecto a la acuicultura, Mitchel explicó que Santa Fe tiene en vigencia un Plan provincial y se cría pacú. Se promueve para pescadores, que siguen con su actividad pero les permite ayudar sus ingresos explotando acuarios comerciales. Se les entrega jaula, alevinos y alimentos balanceados y los beneficiarios van devolviendo el subsidio a medida que generan ingresos.

En la vecina ciudad tienen un acuario con más de 25 variedades de peces que habitan en nuestro río “marrón”, dice nuestra entrevistada y comenta que hay un gran desconocimiento sobre las especies y el objetivo es que la gente sepa y tome contacto con las mismas. Actualmente están haciendo pruebas de ADN para comprobar el estado en que se encuentran cada una de ellas, también crían el pacú para estudiar formas de reproducción a menor temperatura, como las que tiene nuestra zona, a la que buscan adaptarlos. “Hay 400 especies en el río Paraná y primero hay que conocerlas para saber cómo es su comportamiento. En eso estamos trabajando para protegerlas”.

Quién es

La Ing. Clara Mitchell es Guardafauna Honoraria (Diploma de Honor de la Ciudad de Rosario). Actualmente es asesora técnica del  Acuario del Río Paraná (Parque Alem)  que depende  del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de  Santa Fe.   Además integra el Comité Editorial y del Área Socio Económica de la ReFaCua – Red de Fomento de la Acuicultura, iniciativa del CONICET. Es además coordinadora General del Evento anual “1 DÍA + RÍO – BASURA°, su edición 2016 contó con la participación de 33 organizaciones, empresas privadas, áreas del gobierno provincial y municipal y más de 60 voluntarios.

Dejar respuesta