Facundo y Dario Serrano, trabajadores del campo en Fulton, Tandil provincia de Bs As, vivieron en primera persona el tornado que afectó a la zona descampada bonaerense en la tarde del viernes 8 de diciembre.

En medio de un día de trabajo, resultaron sorprendidos por el fenómeno que por milagro no hizo elevar a la maquinaria ni tampoco resultaron heridos. Siquiera las ráfagas de viento de entre 130 y 200 km/h pueden transformar a elementos materiales en proyectiles que incluso pueden llevar a la muerte y arrastrar/levantar fácilmente cuerpos pesados. Además, de acuerdo a lo registrado, se baraja la información (en cuanto a la clasificación) de un tornado EF3 en la escala Fujita Mejorada (en una escala que va del 0 al 5) lo que representa daños graves a devastadores, que hubiese estado mejor plasmado si afectaba de lleno a una ciudad aledaña (Aclarar que solo se verifica 100% su intensidad de acuerdo a la gravedad de los destrozos y no exclusivamente por su apariencia).

Desde Meteorología de la República Argentina inormaron que nuestro país se encuentra dentro de la segunda región en el mundo con más tornados estadísticamente. Y sin dudas, estos registros hacen historia no solo por lo que implicó sino la calidad del material.

¿Ocurría décadas atrás todo este panorama?

Sí, son fenómenos normales en nuestra zona, solo que la tecnología hace que pueda difundirse mucho más este tipo de información, y desde ya, no está ligado a cuestiones ecológicas como desmontes o plantaciones de soja, desde Meteorología de la República Argentina desmintieron firmemente esta idea.

Dejar respuesta