La privacidad de datos ha sido un tema que se ha intensificado en torno a Facebook en los últimos días a raíz del escándalo de la filtración de información de más de 50 millones de usuarios por parte de la firma de datos Cambridge Analytica. Por ello, la empresa de Mark Zuckerberg ha tomado un paso clave este miércoles 28 de marzo, en este sentido.

Facebook limitará la cantidad de datos que pone a disposición de los anunciantes que compran publicidad dirigida en la red social. Eso significa que dejará de usar información proporcionada por data brokers, como Experian o Acxiom, para completar su propia base de datos en la orientación de anuncios en la plataforma.

Hoy en día, los corredores de datos son los que ostentan el gran negocio de las bases de información en internet. Su objetivo es dedicarse a conocer a detalle la vida de los internautas, desde sus preferencias sexuales hasta musicales, de series y películas. Por eso, saben hasta quiénes son sus familiares y amigos más cercanos o incluso el tipo de automóvil que conducen.

Graham Mudd, director de marketing de productos de Facebook, indicó en un comunicado sobre el cambio en la política de los corredores de datos, según recoge Bloomberg:

Si bien esta es una práctica común de la industria, creemos que este paso, que finalizará en los próximos seis meses, ayudará a mejorar la privacidad de las personas en Facebook.

El escándalo de Cambridge Analytica supone uno de los capítulos más oscuros en la historia de Facebook, y la peor filtración de datos de una red social hasta ahora. Por tal razón, la empresa de Zuckerberg ha estado tomando medidas para reconstruir la confianza de los usuarios sobre sus prácticas de privacidad de datos.

Este miércoles, la red social informó que está rediseñando el menú de configuración de privacidad en su plataforma con el fin de dar mayor control a la gente sobre la cantidad de información personal que la compañía guarda sobre ellos, como preferencias políticas e intereses. Eso permitirá a las personas eliminar cosas que ya han compartido y administrar la información que la empresa utiliza para mostrar anuncios.

Además, la semana pasada se comprometió a investigar y auditar a todas las aplicaciones que tenían permiso para obtener información sobre los usuarios y sus amigos antes de que la compañía cambiara sus políticas en 2014.

Hasta el momento, Facebook suma cuatro demandas colectivas en su contra, una por parte de una usuaria y tres de accionistas. También es investigada por la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), por lo que Zuckerberg ha sido citado a declarar ante el Senado estadounidense. En concreto, el organismo busca determinar si la red social podría haber violado el decreto que acordaron en 2011.

Por su parte, las autoridades del Reino Unido llevan a cabo su propia investigación del mismo caso. Christopher Wylie, una de las personas que reveló el robo de datos que derivó en la investigación de The New York Times, The Observer y Times y quien es ahora ex empleado de Cambridge Analytica, aseguró al comparecer ante el Comité de Asuntos Digitales, Cultura, Medios de Comunicación y Deportes de la Cámara de los Comunes de Reino Unido que la fuga de datos es sustancialmente mayor. Él considera que las víctimas podrían ser muchas más de las 50 millones de personas reportadas en principio.

Dejar respuesta