Tras la autorización del Gobierno nacional a la libre regulación de los precios de parte de las empresas petroleras, se produjo el cuarto aumento del año y la suba de entre el 10 y 15 por ciento de los combustibles ya tiene su impacto en la provincia, donde incluso podría subir un peso más.

En relación a este último punto, Mario Amado, presidente de la Cámara de Estaciones de Combustibles de Entre Ríos -Cecaer-, sostuvo que desde la entidad que dirige están pensando en cobrar un plus de un peso por litro de nafta en la provincia. La medida se fundamenta y responde al “momento crítico” que enfrenta el sector por “la caída de las ventas”. Esto le daría un mayor margen de rentabilidad a las estaciones, que dependen de lo que les fijan las petroleras.

Al respecto, planteó: “El tema de la liberación de los combustibles deja a las petroleras en posición de que si la ecuación del mercado -que tiene que ver con el precio del petróleo en crudo, el valor de dólar, el gasto interno- se mantiene en los valores, no tendría por qué subir. Inclusive puede bajar como ocurrió en julio, que fue un 0,2 por ciento, pero puede ser del uno o dos por ciento”.

En esta línea, en diálogo con La Calle, el empresario agregó: “Supuestamente podrían subir o bajar sin ningún tipo de condicionamiento de tiempo. Creo que ahora va a ser más elástico porque si hay una baja y se mantiene 15 o 20 días el precio va a bajar, y si hay una suba de 15 o 20 días los precios van a subir pero no va a estar atado a ninguna regla”, acotó.

Consultado si ante un incremento de los factores internos de la ecuación las petroleras podrían incrementar desmedidamente el precio, Amado estimó: “Desde el Ministerio de Energía se tienen la postura de salir de los componentes de precios de combustible que son dos: el impuesto a la transferencia de combustibles (ITC) y la tasa hídrica que en su primer momento era un número fijo y se pasó a un porcentaje. Y cuando se pasó a porcentaje, cuando aumentaba el combustible 10 pesos, seis de esos 10 eran impuestos, entonces no sube tanto el precio como la parte impositiva y la carga es muy brava y eso es lo que quiere sacar el ministro de Energía, que estos impuestos vayan amortiguando las grandes subas y poder resguardar las bajas”.

En este sentido, añadió: “Otro regulador es dentro del precio del combustible, que el mayor mercado lo tiene el estado argentino que controla YPF y con ello el 60 por ciento del mercado, por lo tanto si hay una suba grande YPF intentará mantenerlo o esperar un tiempo más, según las políticas del Gobierno”, detalló.

 

(Fuente: Diario La Calle)

Dejar respuesta