En el marco del Día Mundial del Corazón que se conmemora el 29 de septiembre, hablamos sobre las enfermedades cardiovasculares (ECV). Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad a nivel mundial, aún más que el cáncer o la diabetes. Cerca de 17 millones de personas mueren por año en el mundo por esta causa; y según cifras del Ministerio de Salud de la Nación, una persona cada siete minutos muere en nuestro país.
Estas cifras dejan en evidencia el alto número de personas con síntomas de infarto que no llegan a recibir una adecuada atención médica o cuando la reciben, ya es tarde. Las enfermedades del corazón implican las hipertensivas, insuficiencia cardíaca, isquémicas del corazón, entre otras patologías cardíacas.
En Argentina el sobrepeso y la diabetes son los factores de riesgo que más preocupan a los profesionales de la Salud.  Asimismo, el colesterol elevado, la hipertensión arterial, el tabaquismo, el sedentarismo, el estrés y los factores hereditarios, también pueden ser causantes de éste tipo de patologías.
En virtud de los números elevados por riesgos cardíacos, estudios recientes afirman que realizar pequeños cambios en nuestro estilo de vida puede ayudar a mantener un corazón sano. Algunos consejos para fomentar un estilo de vida saludable, disminuyendo las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares son:
  • Buena alimentación: se recomienda incorporar dos veces por semana pescado, fuente de grasas omega 3 que reducen este tipo de complicaciones, junto a frutas y verduras para disminuir el colesterol.
  • Reducir el consumo de sal y de azúcar: A la hora de cocinar, se pueden utilizar otros condimentos como pimienta, comino, cilantro o nuez moscada en reemplazo de la sal, y edulcorantes naturales como la Estevia en el caso del azúcar.  Así, tendremos comidas más sanas.
  • Dormir bien: Un buen descanso es fundamental. Es importante dormir las 8 horas diarias, ya que de esta forma, se reponen energías para rendir durante el día.
  • Realizar actividad física: Es recomendable 150 minutos semanales de actividad física para mejorar la circulación sanguínea y los niveles de colesterol. A su vez, por medio del ejercicio se logra disminuir la presión arterial.
  • Realizar chequeos médicos: Es necesario realizarse un chequeo anual para detectar a tiempo la presencia de factores de riesgo en nuestro cuerpo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here