Los antojos es algo que todos sufrimos. Una vez que nos atacan es casi imposible resistirse a no ir a por ese trozo de chocolate o esas papas fritas. Pero, ¿de dónde vienen los antojos?, ¿Por qué nos apetecen cosas dulces unas veces y otras veces saladas?

Descubramos las causas de los antojos, y por qué deberíamos escuchar a nuestro cuerpo.

Prestar atención a las señales que te manda el cuerpo

Los antojos a menudo significan que carecemos de ciertos nutrientes, pero también pueden estar relacionados con la hormona del equilibrio y del estado emocional. Escuchar a nuestro cuerpo suele ayudar. Puede que ahora mismo se nos esté antojando uno de estos:

Dulces

¿Tenes ganas de golosinas, galletitas, helado o torta? Esto puede ser una señal de que los niveles de azúcar en sangre son irregulares, de desequilibrios hormonales, estrés o falta de sueño. Es mejor que ataquemos al problema de raíz y que no caigamos en el antojo.

Chocolate

La gente en general (y las mujeres en particular) suele tener antojos de chocolate. Esto puede causarlo el ciclo menstrual: las mujeres pierden magnesio durante el periodo, un mineral que se encuentra en el cacao. Por eso, los antojos de chocolate nos piden que llenemos los depósitos de magnesio. Además, este dulce alimento aumenta los niveles de oxitocina. Durante este periodo es bueno que absorbamos todos los buenos sentimientos que podamos. Así que una barra o dos de chocolate negro alto en cacao, es justo lo que necesitamos para ponernos de buen humor.

Carbohidratos simples

Tener antojo de pasta o de pan blanco puede indicar una falta del aminoácido triptófano, que es vital para la producción de la hormona de la felicidad, la serotonina. Si no tomamos suficientes carbohidratos en nuestra dieta, podemos ponernos de mal humor. Los antojos de comidas ricas en carbohidratos simples son llamadas de atención de nuestro cuerpo.

Comida salada

A muchos nos gusta comer papas fritas o frutos secos mientras vemos la televisión. Tener este antojo de sal suele venir de una falta de electrolitos (especialmente de sodio). La deshidratación también puede ser una causa de los antojos de sal. El sodio en cantidades altas es malo para la salud y a menudo se asocia con la tensión alta. Sin embargo, el cuerpo necesita una cierta cantidad (máximo de 5 g al día). Asegúrate de beber suficientes fluidos y, si estás entrenando con calor, proba tomar bebidas con electrolitos. Una opción más sana para estos antojos son las palomitas caseras o los frutos secos sin sal.

Carne

¿Llevas una dieta vegetariana o vegana? Si no tomas suficiente hierro, zinc o vitamina B12 puede que empieces a tener antojos de carne. Esto no quiere decir que una dieta vegetal no sea equilibrada. Lo que significa es que si tu dieta es vegana tendrás que planear más lo que comes para asegurarte de que obtenes todos los nutrientes que tu cuerpo necesita. El hierro lo podes encontrar en legumbres, frutos secos, semillas y fruta seca. Estos alimentos los deberías tomar en combinación con otros ricos en vitamina C (naranjas o pimientos) para mejorar su absorción. El hierro de origen vegetal tiene menos biodisponibilidad que el de origen animal. Esto significa que el cuerpo puede absorber mejor el de origen animal. Si llevas una dieta vegana, tenes que asegurarte de mantener tus niveles de vitamina B12. Podes optar por alimentos enriquecidos o suplementos, ya que esta vitamina a menudo se contiene en las fuentes animales (carne, huevos y lácteos).

Nuestro cuerpo es muy sabio, si escuchamos las señales que nos manda, sabremos lo que necesitamos. A veces, los antojos tienen su sentido: deberíamos prestar atención y observar por qué se producen realmente.

Dejar respuesta