La Cámara de Diputados de la provincia le dio sanción definitiva a la ley que propone la adhesión plena de Entre Ríos a la ley nacional 26.370, que establece las reglas de habilitación del personal de seguridad que realiza tareas de control, admisión y permanencia de público en general en eventos y espectáculos musicales, artísticos y de entretenimiento, comúnmente llamados ‘patovicas’. La iniciativa fue impulsada por los senadores Ángel Giano (FpV–Concordia), Lucas Larrarte (FpV–San Salvador) y Pablo Canali (FpV–Colón).

La ley

La norma aprobada adhiere a la Ley Nacional 26.370, vigente desde 2008, que establece las reglas de habilitación del “personal que realiza tareas de control de admisión y permanencia de público en general en eventos y espectáculos musicales, artísticos y de entretenimiento que se lleven a cabo en estadios, clubes, pubs, discotecas, bares, restaurantes y todo otro lugar de entretenimiento de público”.

Por otro lado, se crea el Registro Provincial de Controladores, cuyos datos y registraciones podrán ser compartidos con el Registro Único Nacional a efectos de unificar la información.

La norma nacional regula la habilitación del personal que realiza tareas de control de admisión y permanencia de público en general en espectáculos, sea que lo haga como dependiente del local donde se desempeña o a través de prestadoras del servicio.

Giano destacó que esta ley permitirá a los municipios, que tienen el poder de policía sobre los locales de entretenimiento, “habilitar locales y espectáculos públicos, al quedar determinadas y expresadas las responsabilidades de los dueños de los diferentes locales, de la misma forma que las cuestiones relacionadas con la prestación de servicios del personal de control y seguridad con motivo de su ejercicio”.

Sanción definitiva

En los últimos períodos legislativos hubo debates sobre el tema. Dos proyectos con similares objetivos recibieron media sanción por cada una de las Cámaras, pero ninguno logró la sanción definitiva y fueron archivados. Con la decisión de darle sanción definitiva a la nueva iniciativa se avanza en la intervención del Estado en un tema de rigurosa actualidad.

Con esta nueva norma, se llena un vacío legislativo y se genera una herramienta para brindar mejores condiciones de seguridad para quienes asisten a reuniones de esparcimiento y para quienes desempeñan la tarea de controladores, no exenta de riesgos ni de potenciales conflictos con clientes y asistentes a los centros de entretenimiento.

Dejar respuesta