Abrir la puerta de casa, entrar y salir del edificio o la cochera, es el momento más vulnerable para este tipo de delitos. Si bien comienzan de la misma forma, no necesariamente tienen una motivación similar, en algunos casos la intención es robar en la casa, en otros, llevarse el vehículo o bien iniciar un secuestro extorsivo.  Lo que sí es común en todos los casos, es la forma en la que abordan a una potencial víctima y la forma en que se pueden prevenir estos asaltos.

Algunas medidas de prevención para no ser sorprendidos:

  • Cambiar las rutinas, variar los horarios de llegada y el trayecto que se realiza a diario para llegar al hogar
  • Minimizar el tiempo de ingreso, tener siempre a mano las llaves o el control remoto del portón
  • Iluminar bien el acceso a la vivienda
  • Mantenerse comunicados: tomar el hábito de avisar que está llegando o llegó al hogar
  • En el caso de llegar con niños, poner como prioridad su ingreso. Si tiene equipaje o bolsas que entorpezcan su movilidad, ingrese en dos partes: primero entre a los chicos y después vuelva a buscar el resto de las cosas
  • Estar atento a que no haya nadie sospechoso o desconocido en las cercanías. Si lo hubiera, dar una vuelta, conversar con un vecino y esperar a que se vaya antes de entrar
  • Despejar el ingreso, no dejar crecer ligustrinas ni arbustos más de un metro de alto en el frente de su casa
  • En caso de contar con alarma comunitaria en su vecindario, accionar el botón a los fines de que el resto de los vecinos también salga a la calle como medida preventiva
  • Si llega caminando, tenga las llaves en la mano antes de acceder a la puerta y solo hágalo si usted considera que está todo normal
  • Ante la mínima duda o sospecha sobre alguna persona o circunstancia extraña, llame inmediatamente a la Policía

En caso de que la entradera se concrete, no se resista y colabore con los requerimientos del delincuente y hágaselo saber verbalmente en todo momento. Transmita un lenguaje corporal de cooperación, con las manos en alto, sin mirarlo directamente a los ojos y sin realizar movimientos bruscos; entregue el dinero y lo que le pidan, y acuerde previamente con el resto de su familia una forma de proceder.

Dejar respuesta