Victoria.-Son claritos con el lomo negro”, la descripción la hace Alfredo Manuel Flores y su hijo Milton de una de las especies de alacranes color miel (Tityus trivittatus), y que podrían presentar riesgo para el ser humano ante una eventual picadura. Paralelo 32 visitó a la familia en su casa del barrio San Roque, ya que en los límites del amplio patio han capturado casi 40 de distintos tamaños.

La primera vez fueron 25, ‘El Colo’ como conocen a Milton en el barrio, los encontró entre una pila de escombros que movió cuando se disponía a empezar un contrapiso en la casa ubicada en Piaggio 1065, entre Hernandarias y Pringles. Con una pinza y mucho cuidado los almacenó en un frasco, seguidamente tomó su celular y sacó varias fotos que posteó en redes sociales, después repitió la operación contabilizando 13 más, “pero solo logré muchos ‘me gusta’, pocos se interesaron en venir a ver qué pasaba. Nosotros queríamos saber con qué fumigar porque nos han matado varios de los patos que criamos desde pequeños; es más ahora solo nos queda uno”.

Al parecer en un terreno baldío que en algún momento fue de la junta vecinal y luego pasó a la Municipalidad como donación, un cañaveral de grandes dimensiones fue forjando el refugio de estas alimañas. Cierto día Alfredo encontró uno de estos insectos, lo capturó y se lo llevó al alguien que aduce ser el propietario del lote para que desmalezara, y así lo hizo.

El resultado fue que estos insectos migraron hacia las casas vecinas, y no se tardó mucho tiempo para que otra familia lindante a los Flores también dijera haberse topado en su patio con varios más.

El papá agrega que cierta vez encontraron un alacrán de importantes dimensiones en el propio baño de la vivienda. “Por la noche se los puede encontrar con mayor facilidad”.

Esta situación les preocupa porque en la casa además de los adultos hay niños pequeños, incluso a metros de los escombros está la pileta de lona que sirve de bálsamo a la familia para las tardes estivales.

Prevención

Desde la Municipalidad han difundido una serie de medidas a tener en cuenta ante la posible presencia de escorpiones. Entre las indicaciones, se encuentran revisar y sacudir prendas de vestir, y calzado; tener precauciones cuando se examinan cajones o estantes; sacudir la cama antes de acostarse; evitar caminar descalzo por zonas donde se conozca la presencia de alacranes.

También, la municipalidad recuerda que los alacranes considerados peligrosos son de color amarillo o marrón claro, y tienen pinzas delgadas y largas. Frente a eventuales picaduras se recomienda no realizar tratamientos caseros, sino aplicar hielo y consultar de manera rápida al médico, en lo posible llevar al alacrán para que éste sea identificado.

Dejar respuesta