En Victoria más del 80 por ciento de los jóvenes en edad escolar consume alcohol y al menos un 50 por ciento probó marihuana

0

Victoria.- Desde el 1º de abril, Martín Alejandro Etchart es el coordinador del área de Prevención de Adicciones, arribo que coincidió con la firma de un convenio entre la Municipalidad y el Sedronar en el que se necesitaba un referente. Fue allí que Domingo Maiocco pensó en esta persona para desempeñar el complejo rol de avanzar en acciones que visibilicen y ayuden a concientizar sobre el riesgo, fundamentalmente en los jóvenes.

En este sentido, Etchart dijo a Paralelo 32 que se realizaron una serie de charlas junto a la fundación 90 Días y el área Juventud en distintos establecimientos escolares, porque es en la escuela donde se pueden identificar con mayor margen algunos problemas que acarrea el consumo de sustancias prohibidas: “Hoy más del 80 por ciento de los jóvenes en edad escolar consumen alcohol, y un 50 por ciento de ellos han probado marihuana, en menor medida cocaína, y éxtasis”.

El entrevistado junto a la trabajadora social Raquel Ferraro se ocupan de atender la multiplicidad de consultas en la sede de España 96, en horario de 7 a 13 horas, si bien advierte que su teléfono particular (3436-443828) está abierto a llamadas en cualquier horario, y no tiene problemas en hacerlo público. También en redes sociales lo podés encontrar como Área Prevención Adicciones.

Por estos días están repartiendo afiches en distintos espacios, concientizando sobre el daño que produce el alcohol al cerebro de los adolescentes, mientras avanzan en una serie de acuerdos de cooperación con profesionales y especialistas médicos y psicólogos que atienden y hacen seguimiento de problemas relacionados a las adicciones. “También estamos en tratativas de lograr un espacio de contención de estas problemáticas, que sirva de aporte a un posible tratamiento. Mientras tanto continuamos con el aporte de profesionales y algunas derivaciones que se suelen hacer a centros especializados”.

Etchart tiene un pasado como miembro de la llamada Acción Católica, organización de la Iglesia a la que ingresó tras la pérdida de su padre, allí comenta que aprendió la importancia del servicio a los demás. “Hoy estoy realizando cursos y capacitaciones regularmente tanto en Buenos Aires como en la capital de la provincia, y Rosario, cuyas herramientas de abordaje utilizamos para aplicar en nuestra comunidad. Insisto en que no es un tema fácil, hay una multiplicidad de factores asociados, pero necesitamos reconocer que hay un problema en nuestra sociedad con las adicciones, es el punto de partida de cualquier trabajo”.

Para el coordinador de esta sensible área municipal, se trata de un tema que a todos debe interesar, “Porque es el futuro de nuestros jóvenes el que está en juego”.

— ¿Qué ocurre con esas realidades con las que te encontrás al momento de intentar conocer el porqué de ese consumo?

—  “Vengo del palo de la Iglesia, que me hizo tener cierta sensibilidad para estas cosas, y emprender un trabajo social. Estamos trabajando, con aciertos y errores, pero sabemos que hay problemas tanto en la escuela como en el barrio. Nos preocupa el consumo de alcohol porque es la puerta de entrada, y en esto, hemos empezado a hablar con quienes tienen alguna relación con el expendio y el control. No es un tema fácil, porque toca intereses económicos, pero intentamos que esté presente la toma de conciencia, y que esta acción, de nuestra parte al menos, se sostenga en el tiempo”.

En el detalle se involucran directivos de escuelas, personal de tránsito, policía, profesionales, instituciones intermedias, “Pero somos conscientes que es imposible incluir a todos. Sabemos que hay lugares críticos como la escuela, e instituciones que afrontan serios problemas en este sentido. También nos encontramos con familias que no sabían… o padres que no quieren reconocer que sus hijos tienen una adicción, quizás porque ellos mismos consumen a diario alcohol frente a ellos, por ejemplo, y lo naturalizan”.

Reconocer el problema

Identificado, y reconocido el problema, Etchart mencionó que disponen de una contención básica, aunque no dispongan de un presupuesto, la Secretaría de Desarrollo Social Municipal colabora permanentemente con sus requerimientos: “después se avanza en un acuerdo con profesionales médicos privado; y en contados casos realizamos la derivación a un centro especializado foráneo. Está en carpeta un espacio local, pero todavía no podemos adelantar más información al respecto, pero hay cuestiones concretas”.

A modo de cierre

Sobre el final, el entrevistado pone el acento en los fines de semana, donde además del consumo en lugares privados, los jóvenes y no tanto (porque la franja alcanza hasta más de 40 años) se apostan en zonas como la costanera, colina, etc. y que llevan cada vez más al registro de ingresos por comas alcohólicos.

Desde esta área estarían haciendo un seguimiento de estos indicadores, que temen se vean agravados en vacaciones, y el carnaval. “Estuve reunido recientemente con Nelson Fernández Guerrero por este tema, para ver la posibilidad de controlar la situación, porque sabemos que el tiempo de la fiesta mayor de la ciudad, es tremendo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here