Viale- Se observa en la oposición una especie de exceso de celo por controlar los movimientos económicos del gobierno de Brupbacher, o quizás ansiedad por encontrar alguna irregularidad, y en ese afán se cometen algunos errores de apresuramiento.

Poco tiempo atrás una factura por 700 pesos se convirtió en el elemento que alimentó aquellos afanes. El bloque de Angel Landra recibió esa factura “de alguien de adentro” y cuestionó que ese dinero de la administración pública fue destinado a compra de elementos de tocador, quizás para uso personal de algún funcionario. Hubo un gran revuelo, pero resultó que se trataba de productos donados a una residencia para niños, de Concordia, perteneciente al Copnaf, donación que puede ser confirmada en la institución misma.

La sorpresa posterior fue que ese comprobante desapareció de la caja, donde había ingresado cuando fue pagado. “Salieron los 700 pesos pero ahora falta ese documento respaldatorio, que alguien hizo desaparecer”, dijo Brupbacher a Paralelo 32. Así las cosas, ordenó esta semana un sumario para siete empleados municipales, para que se investigue quién hizo desaparecer esa factura, y si logran esclarecerlo llegarán a identificar a la persona que hace trascender datos a la oposición, que llegan a la prensa con sus propias interpretaciones, antes que puedan ser aclaradas por el gobierno.

Dejar respuesta