Desde el 1º de marzo y por un año, la provincia de Entre Ríos se encuentra bajo una emergencia agropecuaria por sequía, fenómeno al que le siguieron copiosas lluvias que terminaron de complicar el panorama en el sector productivo entrerriano.
El diferimiento de los vencimientos impositivos es uno de los beneficios de la emergencia y en el caso entrerriano, las organizaciones que representan al campo vienen pidiendo la prórroga de las dos cuotas del impuesto inmobiliario rural que quedan pendientes de prorrogar para este año.
“El gobierno prorrogó dos cuotas y las dificultares siguen. No sé qué vamos a hacer con las dos cutas que nos faltan, por eso queremos que se postergue el pago como pasó con las dos primeras”, explicó Elvio Guía, director de FAA en Entre Ríos y remarcó que desde el primer momento ellos señalaron que sólo dos cuotas postergadas “era insuficiente”.
“No tenemos posibilidad de haber acomodado nuestra cosecha. Lo que no estuvo para mayo menos estará para agosto y eso pasa con todas las actividades”, argumentó para añadir que ahora “hay que esperar mínimamente hasta fin de año para ver de qué manera se puede llegar a pagar”.
Cabe destacar que el inmobiliario formó parte de una mesa de trabajo con el Gobierno, en donde los productores plantearon que los aumentos del impuesto habían sido más altos que la inflación, pese a que se había prometido lo contrario.

Dejar respuesta