Crespo- En Crespo se organizan diferentes actividades para Semana Santa, y una de las más convocantes es la bicicleteada que impulsa el grupo Crespobike Cicloturismo, a la que denominaron “Pedaleamos por la Fe”.

Será la segunda edición de esta propuesta, que es gratuita y cuenta con el auspicio de la Municipalidad y distintas empresas de la región. Este año, los mentores de la iniciativa esperan superar la cantidad de participantes respecto a 2017, donde unas 130 personas se congregaron para disfrutar de una jornada amena a bordo de sus bicicletas, recorriendo siete iglesias, como es tradición en Viernes Santo. Se juntarán mañana a las 8.00, en la Terminal de Crespo para arribar primero a la Parroquia Nuestra Señora del Rosario, situada a 10 cuadras, y desde allí partirán a la Aldea San Juan, recorriendo 5 kilómetros hasta llegar.

Una vez que visiten su parroquia seguirán el itinerario definido, que incluye pasar por las iglesias de Colonia Merou, luego de Aldea Eigenfeld, Aldea San Rafael y Aldea Santa Rosa, para regresar a Crespo, hacer una última parada en la parroquia San José y culminar en el punto de partida. Son unos 60 kilómetros los que transitarán pedaleando, disfrutando de los hermosos paisajes que ofrece la geografía entrerriana.

Camaradería para compartir

La propuesta es compartir una jornada amena, con el clima de camaradería habitual que se crea en cada salida de los grupos de cicloturismo de la región. En cada localidad se detendrán un rato a descansar, compartir un refrigerio y expresar la fe en cada templo al que se encaminen en una fecha tan especial para los cristianos.

Gonzalo Gassmann, uno de los coordinadores, comentó a Paralelo 32 que “La idea es juntarnos a las 8.00, inscribir a todos y salir tipo 8.30. El año pasado retornamos a las 16.45 aproximadamente. En cada iglesia se para un rato y gracias a los sponsor que tenemos invitamos a los participantes con frutas, galletitas, tutucas y agua. Es un refrigerio liviano y quien quiere, puede llevarse una vianda con el almuerzo”.

A su vez, destacó que en 2017 en una de las aldeas los esperaron con pan casero y jugo bien frío. Gassmann recordó que no hace falta inscripción previa y que la salida no reviste demasiada exigencia física, ya que si bien dura varias horas, las paradas sirven para reponer las energías. Además, señaló que irán con vehículos de apoyo por si alguien se cansa y necesita asistencia, y los acompañarán con sus vehículos la Municipalidad de Crespo y también algunos particulares.

“No es que sí o sí tienen que llegar pedaleando si no pueden. El año pasado, cuando la realizamos por primera vez a esta travesía, había gente que nunca había pedaleado tantas horas o hacía tiempo que no agarraba la bici, y fue y llegó sin problemas”, afirmó.

Por otra parte, destacó: “Todos los que estuvieron en la edición anterior nos manifestaron que la pasaron muy bien. La mayoría de la gente que va a este tipo de eventos lo hace por alguna promesa o por una cuestión religiosa, y realmente se disfruta este paseo compartido con tantas personas”.

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here