Victoria.- La decisión del Ejecutivo Nacional de modificar los feriados ‘puente’ ha repercutido negativamente en el octavo encuentro de municipios turísticos, donde se hizo saber el rechazo a la medida. Entienden que precisamente esa alternativa de ‘escapadas’ de los grandes centros urbanos y la cercanía de esta provincia a los mismos, es lo que llevó a consolidar el destino Entre Ríos como uno de los más elegidos.

Desde el área local, la directora Lina Pereyra dijo que el impacto será negativo, aunque también reconoció que no todos los feriados puente tienen la misma incidencia en la ocupación.

En ese sentido, la oficina municipal lleva adelante estadísticas, donde releva varios frentes de acción. En uno de éstos se coloca el número creciente de locales gastronómicos, y si bien los datos aún no están cerrados, Pereyra precisó a Paralelo 32 que en Victoria las erogaciones para comer tienen un arco de precios que va de los 120 pesos un plato de tallarines a los 290, que involucra un menú más elaborado.

Además buscan determinar la cantidad de cubiertos –hay lugares que son reticentes a dar la información, reveló– y a partir de una encuesta formulada por el equipo técnico, determinar qué valoración se hace de este servicio por parte de los turistas. Lo mismo en el caso de hospedajes homologados, además del gasto promedio diario, que sí está disponible y alcanza a los 900 pesos (tomando como indicador el día de alojamiento, almuerzo en cualquier comedor, y una recreación: visitar viñedos, piletas, termas, excursiones, más un adicional en gastos varios). “Se repite como indicador que quienes salen a cenar en el lapso de su estadía lo hacen a lo sumo una vez. El resto de los días optan por pasarlo en cabañas u otro complejo que hayan contratado”.

Paralelo a este sondeo, Turismo Municipal está haciendo una evaluación quincenal de alojamientos, “porque no es un dato fidedigno acotar el número al fin de semana. Si se toma el cálculo de toda la semana, no es una ocupación general del 100%”, puntualizó la entrevistada.

El precio para hospedarse, en un abanico que va desde cinco estrellas a residencial, se ubica entre los 2.000 a los 513 pesos por persona. En cabañas el arco se mueve entre los 600 y 900 pesos, con un promedio de 400 pesos en base doble y algo más de 270 en base triple.

Habilitaciones

Desde el organismo contestaron que en la primera semana de febrero arribará una comisión que controlará las homologaciones y habilitaciones dadas, “el que no cumpla con las exigencias será clausurado”.

Ocurre que hay algunos emprendimientos que se habilitan temporalmente para esta época y culminado este período se dan de baja; y están los que sobrellevan todo el año con sus altibajos, “en este sentido con la incorporación de inspectores turísticos, hemos trabajado muy bien en cuanto a nuevas habilitaciones y recaudación. Y actualmente estamos unificando listados entre el nombre de fantasía y su propietario. En este sentido ha servido de mucho el ir y asesorar sobre los beneficios de estar en regla”.

En este nicho de mercado también están los que no quieren lograr la habilitación, y allí aparecen críticas al costo del tributo, mantenimiento de las calles, iluminación, y/o servicios en general. “Hay muchos que invirtieron en complejos turísticos en zonas que no estaban desarrolladas, no se hicieron asesorar respecto de la ubicación y factibilidad del suelo. El problema llega cuando llueve y los caminos se vuelven intransitables; en esta gestión hemos conseguido una respuesta buena en este punto, pero es un tema para poner en la agenda de futuras planificaciones del urbanismo y las zonas específicas donde potenciar el turismo. Desde el CAT (Consejo Asesor de Turismo) y el Ente Mixto estamos barajando algunas propuestas en común, ya que un sector ideal para zonificar es en inmediaciones del parque termal, en razón de la extensión que se hará de servicios a ese emplazamiento”.

Pereyra es tajante al considerar que “igual son complejos turísticos, están trabajando como tales y eso nos lleva a actuar de todas maneras”.

Uso de tarjeta

Un número muy pequeño de prestadores hace lugar a la posibilidad de pagar con tarjeta, la mayoría demanda efectivo. “Es un tema que estamos evaluando, alentar la utilización del posnet, porque este es otro problema en una ciudad donde los fines de semana los cajeros automáticos no dan abasto”.

No hay registros anteriores

A la hora de trazar comparativos, Pereyra dijo que no hay datos anteriores, aquí se repite algo que el lector de Paralelo 32 ya ha visto reflejado en las páginas del periódico a lo largo del primer año de gestión, cuando se consultó a otros funcionarios de área, “No tenemos datos del año anterior, todo eso se perdió… no se encontraron los registros, aparentemente”.

Más allá de este dato no menor, la directora de Turismo manifestó que la principal afluencia es de Rosario y toda la zona de influencia. Le sigue Buenos Aires y en tercer lugar Córdoba, que regularmente consultan por las opciones de pesca.

Los municipios como Victoria donde la estacionalidad estival es muy marcada, pueden llegar a ver afectado su movimiento en esos meses donde precisamente aquellos feriados ofrecían un respiro a los prestadores, Pereyra lo reconoce; quedará sondear cómo repercute la medida nacional pasado este tiempo de ritmo y algarabía donde todo parece poco para hacer frente a la demanda de visitantes.

Dejar respuesta