El Tribunal de Cuentas no tomará cartas, por ahora, en el proceso de las obras eléctricas del arco norte y el gasoducto productivo del noreste que el Ejecutivo pretendía realizar con una consorcio chino – argentino a través de una delegación a Enersa, informaron fuentes del organismo de control.

Las obras, que implicarían una inversión de u$s 100 millones (algo así como $ 3.500 millones), son de alta significación económica y, como señaló la Contaduría General en su observación, el Tribunal de Cuentas (TdeC) debería haber intervenido, teniendo en cuenta lo dispuesto por la Constitución provincial. Pero esto no sucedió.

El Contador General realizó una presentación espontánea en la causa penal por los cierres energéticos

Ahora, en el Tribunal de Cuentas alegan que no tienen marco normativo para actuar conforme a la manda constitucional. En 2016, ante la falta de una ley que reglamente esta facultad, el organismo de control había emitido una acordada que suplía esa falta. Pero el Gobierno provincial advirtió que esa vía no tenía sustento legal y emitió un decreto dejándola de lado. Tiempo después, el Superior Tribunal de Justicia avaló esta decisión del Ejecutivo.

La cuestión es que, desde ese momento, el Tribunal de Cuentas no recibió más expedientes para controlar el proceso desde el origen, por lo que ante este tema es un espectador más.

Además, se suma que el procedimiento está frenado por la observación que hizo la Contaduría General y no existe contratación. Esto implica que no existe una actuación donde el TdeC pueda tomar intervención, entienden en el organismo de control.

 

(Fuente: APFDigital)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here