Hay 581.000 empleadas domésticas registradas según la AFIP y el Banco Central aprobó habilitar el pago de sus sueldos vía homebanking. La idea es promover la bancarización y que el beneficio impositivo para los empleadores en el régimen de casas particulares -pueden descontar tanto el pago del aporte como del sueldo del pago del impuesto a las Ganancias- sea sólo para los que paguen vía transferencia. Algo que la AFIP aún debe aprobar.

Lo que sí ya tiene el visto bueno del directorio de la entidad que preside Federico Sturzenegger obliga a todos los bancos a habilitar el servicio de pago de estos sueldos desde homebanking.

Las empeladas también podrán abrir una caja de ahorro gratuita para que se les acredite el sueldo. Una vez que el trabajo con ese empleador sea continuo, tendrán derecho a ser titulares de una cuenta sueldo y extraer dinero del cajero de forma gratuita.

Según datos oficiales de la AFIP, hay 81.000 empleadas domésticas más que en los registros de hace dos años. La resolución 4031, publicada a fines de abril, eximió al pago de haberes del cobro del impuesto a los débitos y créditos en cuenta corriente. Lo que es igual a decir que se exime del “débito en las cuentas corrientes bancarias de los empleadores, mediante el cual se derivan los fondos para el pago de los haberes de sus empleados”.

El 3 de abril, día en que se celebra el Día del Personal de Casas Particulares, el Ministerio de Trabajo lanzó una campaña para promover la registración de quienes se desempeñan en ese ámbito (además de las empleadas domésticas, quienes hacen mantenimiento en casas o cuidan enfermos o personas con discapacidad de manera no terapéutica, entre otros).

Las empleadas domésticas siempre deben ser registradas. No importa la cantidad de horas que trabajen por semana (por ley no pueden exceder las ocho horas diarias o 48 semanales). Así, accederán a su obra social.

Con el registro, el personal doméstico no pierde el derecho a la Asignación Universal por Hijo. Accede también a la Asignación Familiar por Maternidad y la Asignación por Embarazo para Protección Social.

 

 

Fuente: Clarin

Dejar respuesta