El miércoles pasado, en la Sala de Audiencias de Casa de Gobierno, en un extenso mano a mano con cinco periodistas en representación de importantes medios gráficos de la provincia, donde estuvo Paralelo 32, el gobernador Gustavo Bordet desgranó opiniones políticas, describió su estrategia de gestión, aclaró números de deudas y cuentas públicas y respondió a las inquietudes sobre el presente y el futuro político y económico de Entre Ríos. La entrevista se prolongó por una hora y media y con agenda abierta.

Panorama del Estado provincial

Bordet destacó la reducción de ministerios y oficinas que realizó el año pasado, “que es lo que se conoce como el ajuste político y que lo hicimos, mucho antes de lo que pregonó el gobierno nacional que en definitiva terminó haciéndolo ahora en el mes de agosto”.

Agregó que había que “ir a una estructura más ágil, más concentrada y que genere menos erogaciones en la provincia, y esto se hizo”.

Posteriormente, al ser consultado sobre eventuales reemplazos de fin de año en ministerios o en segundas y terceras líneas, respondió que cree que “no es este el momento de revisar cambios porque se hacen cuando hay que hacerlos, no es que necesariamente tenga que ser en diciembre. Pero hasta ahora no ha surgido ninguna necesidad cambiar funcionarios”.

Subrayó que 2018 “ha sido un año en el cual estoy satisfecho por el trabajo desarrollado” y se pudo sacar “un cúmulo de expedientes que venían trabados por la burocracia natural que tiene la administración pública”.

La herencia

Yo nunca hablé de herencia ni en esta ocasión ni en otras ocasiones porque siempre me hice cargo de lo que me tocaba en la vida, en la vida siempre lo que me tocó me hice cargo. Es mucho más fácil quejarse y echarle la culpa a los otros”, así respondió Bordet cuando se le preguntó por la ‘herencia’ que quedó de los ocho años de la gestión de Sergio Urribarri.

Acotó que al asumir “entendía que en ese momento era más importante decirle a los entrerrianos cómo íbamos a superar una situación de crisis profunda, muy profunda que tenía la provincia, que ponerme a lamentar sobre la situación en la que había recibido la provincia, que por cierto era una situación realmente muy crítica, muy pero muy crítica donde había una diferencia que estribaba entre diez y once puntos entre gastos e ingresos y esto generaba un agujero fiscal enorme”. Subrayó: “Créame que había noches que no podía dormir porque pensaba cómo iba a hacer para reunir el dinero para poder pagar los sueldos y de dónde iba a conseguir ese dinero, y tenía vencimientos de deuda permanente porque había letras que vencían cada 60 o 90 días y había que renovarlas en capital de intereses. A valores constantes, sin actualizar por inflación, había meses que tenía entre 500 y 600 millones de pesos en déficit”. Luego aclaró que ahora “estamos en una situación de equilibrio, no necesitamos recurrir nuevamente a endeudamiento”.

Personal

Durante la entrevista volvió sobre la situación recibida a fines de 2015 en materia de personal en el Estado entrerriano. Había “una planta de personal que venía creciendo al 3% interanual, sobre 90 mil empleados públicos que hay, ingresaban 2.700 por año. De ese 3% hoy decrece al 0,8%, por un decrecimiento vegetativo, que son jubilaciones, renuncias, fallecimientos. Esto también tiene que ver con el equilibrio de las cuentas públicas, conseguimos ingresos pero también es cierto que congelamos gastos innecesarios porque además, seguimos haciendo obras públicas, invirtiendo en salud, en desarrollo social”, dijo.

Críticas al acercamiento con Nación

Durante la charla, Bordet subrayó la “situación inédita” en Entre Ríos, que “por primera vez hay un gobernador de un signo distinto al presidente de la Nación”. Esto condiciona su gestión y en respuesta a las críticas internas en el peronismo sobre su relación el gobierno nacional, el gobernador replicó: “Buena parte de esos dirigentes que critican son los responsables de haber perdido las elecciones y creo que tendrían que empezar por la autocrítica”. Habló del “aprendizaje democrático” por tener distintos signos políticos en Nación, Provincia y muchos municipios. “Que alguien de los que critican por ahí el acercamiento con Nación me venga a explicar cómo iba a hacer para pagar los sueldos cuando tenía un déficit mensual, en esa época, como les dije, de valores constantes de 500 o 600 millones de pesos”, dijo.

“Acá hubo momentos en la historia política entrerriana donde el gobernador se peleó con el presidente del mismo partido (las gestiones de Sergio Montiel, N. de R.) y a los entrerrianos nos fue muy mal. Y después otro período donde los gobernadores estaban colgados del saco o de las polleras de los presidentes y les iba bárbaro”, subrayó.

Endeudamiento

Sobre el endeudamiento aclaró que “el crédito no es malo si uno lo utiliza bien” y aprovechó para arremeter contra el gobierno nacional: “el tema es si malgasta la plata como ha pasado en el orden nacional que se utilizaron miles de millones de dólares sin crédito y seguimos teniendo déficit, ahí está el problema”.

Dijo que su política de crédito implicó usar 500 millones de dólares para consolidar la deuda existente, lanzar el programa de mil viviendas de IAPV, darle 16% a los municipios para obras y equipamiento, hacer obras, “recomenzar las obras del hospital de Gualeyguaychú, que el Estado Nacional las abandonó”, entre otras.

Señaló que “ordenar las cuentas públicas no es solamente, como por ahí algunos dirigentes de oposición dicen, pagar sueldos o tener las cuentas ordenadas; no, es mucho más, es tener una provincia planificada” para ir “hacia un modelo de gestión, de producción y empleo público-privado”.

Visión estratégica

Durante la rueda de prensa, Bordet abordó la visión estratégica de su gobierno, que se sustenta en tres pilares: las obras viales, la matriz energética y el sistema portuario.

En materia vial destacó que “decidimos invertir en materia vial fuertemente” y destacó que en el ranking de las provincias a través del Concejo Federal Vial, Entre Rios “es la cuarta provincia en inversión detrás de ciudad de Buenos Aires, Capital Federal y Córdoba”.

Sobre la matriz energética habló del cierre energético norte, la zona más postergada en materia de electricidad. En materia gasífera, mediante un proyecto de participación público – privado se busca interconectar los dos gasoductos troncales de la provincia.

Sobre el sistema portuario, señaló que “al momento de asumir no había ningún puerto operativo”. Ahora están habilitados los puertos de Diamante y Concepción del Uruguay que está operando. “Y ya tenemos las autorizaciones para Ibicuy y están viniendo los primeros buques de ultramar  con treinta y cuatro pies de calado”. Destacó que el sistema portuario logra reducir “prácticamente en un  30% los costos de transporte y logística”.

Respuestas a Paralelo 32

–  Públicamente nunca le hizo cargos al gobierno anterior. En forma privada tiene relación permanente con el ex gobernador, ¿le ha hecho algún reproche por lo que le dejó?

—  No, no estoy teniendo relación con el ex gobernador. Últimamente hemos tenido diferencias de posicionamientos políticos y la verdad que de estos temas no hemos conversado.

–  ¿La inflación ayudó a emparejar los números en cuanto licúa el pasivo en pesos?

—  La inflación es mala para todos, fundamentalmente para el sector asalariado, es el sector más perjudicado porque tiene un deterioro directo sobre el salario real. Y a nosotros como provincia el efecto inflación es neutro, porque puede haber, por ahí, un ‘beneficio’ entre comillas porque puede haber mayor recaudación.

–  Que es inmediata, ¿no?

— Sí, pero es mayor recaudación por inflación, es importante cuando hay mayor recaudación porque hay más consumo. Pero acá estamos en una situación de estanflación, es decir, inflación con estancamiento. Entonces, fíjese una cosa y por ahí es medio técnica la respuesta; nuestros ingresos hoy están creciendo al 38%, 40%, si uno lo ve desprevenidamente son ingresos altos. Ahora, la inflación está en 47% o 50%. Va a terminar en 46%, es decir, estamos 8 o 10 puntos por debajo de la inflación. No hay beneficio directo. Con la inflación perdemos todos. Puede beneficiarse el sector especulativo.

–  Pero ayuda a licuar la deuda en pesos.

—  Es cierto, licúa la deuda en pesos pero nosotros también tenemos deudas en dólares, que tomamos cuando el dólar estaba a 18 pesos y hoy llegó a estar a 40. Así que, imagínese cuánto nos aumentó la deuda sólo por inflación. Este año no tomamos deuda nueva, sólo 600 millones de pesos que estamos empezando a devolver a partir de enero. Pagamos, a través de una compensación, 5 mil millones de pesos de deuda de los bonos federales que tuvo que hacerse cargo el gobierno nacional y, por supuesto, nos cobraba. No nos salió gratis la aventura de Montiel de llevarnos a los bonos federales. Los terminé de pagar este año; fueron 5 mil millones de pesos menos 600 millones, son 4.400 millones de pesos menos. Pero sin embargo tengo más deuda ¿por qué? Porque tenía 500 millones de dólares que tomé a 18 y ahora están a 38. Por eso le digo, el efecto siempre es malo.

Economía nacional: “escenario muy negativo”

“Este sistema económico que hoy está instalado en el gobierno nacional es pésimo porque tenemos altas tasas de interés de un 60%, lo cual desalienta cualquier tipo de inversión para conformar capital de trabajo. Si usted tiene una pyme, ¿va a pedir un crédito para tener más capital de trabajo y producir más o esa plata la va a invertir en letras del tesoro que le están dando un rendimiento del 60% en siete días? Y ¿quién le asegura que va a poder vender más en un momento de recesión brutal donde el consumo se ha restringido? Por otro lado, tiene una inflación que golpea sobre el bolsillo de los trabajadores del 47% anual y la presión fiscal. Para poder cubrir el déficit fiscal se aumentaron impuestos. Las retenciones, que fue una bandera de este gobierno quitarlas y que efectivamente las había quitado. Le pongo un ejemplo, las retenciones al arroz en Entre Ríos eran del 5%, hoy un productor de arroz para exportar está pagando entre el 12 y el 13%. Le pasa al productor de arándanos y al productor avícola. Entonces, es el peor de los escenarios. Uno entiende que haya que ir al equilibrio de las cuentas fiscales, pero hay que hacerlo a través de un plan económico. Creo que acá se ha carecido de un programa económico, esto nos ha llevado a esta situación que la verdad es un escenario muy negativo”, respondió Bordet a Paralelo 32.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here