“Estamos preocupados porque hasta ahora nada cambió; tenemos el compromiso de seguir trabajando para que se tomen medidas para que esto no vuelva a ocurrir; le pedimos a la Secretaría de Trabajo que exija, al igual que nosotros, que las empresas frigoríficas bancaricen todas sus operaciones”, dijo el secretario general de la Filial Diamante–Crespo del Sindicato de la Carne, Elbio Schaab 

“No puede ser que un trabajador ande en un camión con 800 mil pesos, es peligroso andar con esa cantidad de dinero, más en las rutas, donde están desprotegidos. En estos meses llegaron datos de otros hechos similares que sufrieron compañeros en los últimos tiempos, está claro que lo que pasó con Witschi no fue un hecho aislado, solo que lo diferenció el desenlace fatal”, dijo el referente del sindicato de la carne, Elbio Schaab, al hacer referencia a las reuniones que mantienen con el secretario de Trabajo de la Provincia, Oscar Balla.

Sergio Witschi era el camionero de Paraná que en agosto de 2017 fue asesinado a tiros en Misiones, mientras repartía carne para el frigorífico Alberdi. El gremio de la Carne volvió a respaldar a la víctima, al tiempo que sigue reclamando la bancarización de las operaciones de venta de carnes por parte de las empresas del sector.

El hecho se produjo en la ruta nacional 14, cuando en Misiones el camión de la empresa Alberdi de Oro Verde regresaba a Entre Ríos con una suma cercana a los 800 mil pesos en efectivo y cheques. Dos delincuentes intentaron parar el camión y abrieron fuego. Cuatro balazos atravesaron el vidrio y las chapas y uno impactó en el tórax de la víctima, que falleció.

Schaab enfatizó que siguen de cerca el tema. “Estamos preocupados porque hasta ahora nada cambió. Tenemos el compromiso de seguir trabajando para que se tomen medidas para que esto no vuelva a ocurrir. Le pedimos a la Secretaría de Trabajo que exija, al igual que nosotros, que las empresas frigoríficas bancaricen todas sus operaciones. No puede ser que un trabajador ande en un camión con 800 mil pesos, es peligroso andar con esa cantidad de dinero, más en las rutas, donde están desprotegidos. En estos meses llegaron datos de otros hechos similares que sufrieron compañeros en los últimos tiempos, está claro que lo que pasó con Witschi no fue un hecho aislado, solo que lo diferenció el desenlace fatal”.

Concretamente, Schaab planteó: “Seguimos juntándonos con gente del Estado y arreglando reuniones con otras provincias donde están pasando cosas. Tuvimos recientemente una reunión con Oscar Balla, el secretario de Trabajo de la Provincia, y nos confirmó que ya fueron notificadas las provincias de Chaco y Misiones de los cambios que se quieren generar y solo falta Corrientes, aunque ya están en contacto las partes. Como gremio podemos gestionar, pero la última palabra la tienen el Estado y las empresas, por eso exigimos compromiso”.

La situación del sindicato en Paraná

En marzo de 2016, por disposición de la Federación de la Carne, Schaab fue designado delegado reorganizador en la entidad gremial de Paraná, ya que desde el 2000 no se convocaba a elecciones en ese sindicato. En las oficinas de Avenida Ramírez se fueron haciendo trabajos en este tiempo. El inmueble donde funciona el Sindicato es propiedad de la Federación de la Carne y fue por decisión política de la entidad el nombramiento de Schaab, en virtud de que se encontraba acéfala.

Al momento de su asunción el interventor se comprometió a trabajar para normalizar el sindicato y fue cumpliendo. “Hacía casi 20 años que los frigoríficos estaban distanciados de la gestión que estaba allí. En un año hicimos mucho, porque estamos recorriendo los frigoríficos, revisando las categorías de los trabajadores, bregando porque todo se cumpla, en regla, arreglando además el edificio del sindicato, movilizando todo y gestionando un curso para la gente de frigoríficos de carnes rojas, que es un trabajo que no es fácil, ya que no es sencillo entrar y aprender a hacer los cortes al instante. Son trabajos bastante “artesanales” y queremos que a través de Buenos Aires podamos brindar esa ayuda para que un trabajador que entra a un frigorífico sepa despostar un vacuno, por ejemplo, que ya llegue con ese conocimiento. En 2018 lo queremos apuntalar, porque incluso las empresas piden trabajadores con algo de noción a la hora de ingresar. La idea es que entren trabajadores ya con un mínimo conocimiento y abrir así fuentes laborales. Por eso aclaramos que estamos trabajando en grandes cosas pero que también estamos atentos a estos pequeños detalles que marcan la diferencia”.

Agregó que “en Paraná los límites que tenemos para cubrir son grandes, están distanciados los frigoríficos para recorrerlos, cuesta, pero queremos estar en todos lados. Vamos según la situación de los trabajadores, pero no solo queremos ir cuando las cosas están mal, sino también cuando están bien y se pueden mejorar. Es grande el cambio que estamos logrando, construyendo un salón y una sala de capacitación para los trabajadores, para sumar estructura además de las mejoras salariales concretas”.

Copiar lo bueno

Haciendo una comparación con la tarea que exitosamente viene desarrollando en el Sindicato de la Carne Filial Diamante–Crespo, Schaab dijo que “en Crespo logramos buenos resultados y las cosas buenas las queremos trasladar a otros lugares. En mi ciudad desde el minuto cero empezamos a gestionar, sabiendo que no es fácil, porque los trabajadores quieren más y así tiene que ser, siempre hay que subir la vara de las exigencias. En Crespo estamos haciendo el quincho para que los trabajadores tengan su lugar, para eventos sociales, para encuentros, y está el salón proyectado también, que va avanzando y se puede ver en el día a día, no son palabras vacías de contenido las que digo. Una vez a la semana vamos al Ministerio de Trabajo para resolver cosas o clarificar puntos que no están claros en la situación de los trabajadores. Muchas empresas estaban distanciadas del sindicato en Paraná, sin diálogo. Nosotros apuntamos a gente que quiera hablar y trabajar para lograr cosas, sin cerrarnos, entendiendo que esto se hace en conjunto, entre las empresas, el sindicato y los trabajadores. Si los trabajadores están bien, nosotros como gremio estamos bien”.

Agregó que “en relación a las edificaciones en la sede de Crespo, empezamos el quincho hace tres meses, además de construir tres piezas arriba de esa estructura, para alojar gente que viene desde otros lugares por diversos temas, principalmente para atenderse por temas de salud. Queremos que tengan donde quedarse. Antes de que finalice el año estaría terminado”.

El Sindicato de la Carne, además, confirmó sus fiestas para agasajar a sus afiliados en la finalización de 2017. “Se hará en Paraná el 2 de diciembre con los trabajadores de esa ciudad y en Crespo el 7 de diciembre, en el Salón Esperanza”, aclaró.

Dejar respuesta