La situación que se ha planteado en el complejo alimentario de Grupo Motta, en Estación General Racedo, donde el sindicato de camioneros instaló un móvil frente al portón de acceso a Calisa, para controlar a cuanto camión llegaba para trasladar mercaderías en calidad de terceros, abrió una vez más el debate sobre el accionar de esta organización gremial, que perjudica a empresas y a sus empleados.

Análisis de situación: El requerimiento de camioneros excede el marco legal

Camioneros llamó a esto una “intervención” y, este miércoles 4 de junio publicó en sus redes sociales el último comunicado sobre la intervención a esta empresa productora de alimentos, expresando que: “Luego de seis días de intenso trabajo se cierra el Puesto de Verificación que el Sindicato de Camioneros mantenía en Racedo (Dpto. Paraná) frente a las plantas del Grupo Motta.
Un trabajo a conciencia que permitió normalizar la situación de trabajadores que estaban en situación muy desventajosa tanto con relación al Convenio Colectivo como con la Obra Social.
Ahora la tarea de verificación se trasladó a Colonia Elía (Dpo. Uruguay), donde se controla principalmente a camiones que trabajan para empresas extractivas (canteras)”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here