El ritmo de vida, la alimentación, el estrés y el sedentarismo pueden derivar en problemas estomacales como es la constipación crónica. Una condición que sufren tanto hombres y mujeres, aunque ellas tienen una mayor predisposición.

El estreñimiento se presenta como un síntoma o conjunto de síntomas que varían de una persona a otra y algunas personas con este padecimiento se acostumbran a vivir con él y no toman los recaudos necesarios.

Una alimentación rica en fibra, ingerir abundante agua y realizar ejercicio físico son algunas de las formas naturales de combatirlos. Sin embargo, a través del entrenamiento hiporesivo se trabaja sobre la zona pélvica – que se ve afectada a raíz de esta condición.

La kinesióloga, Alejandra Martinetti, especialista en rehabilitación en piso pelviano, consultada por Infobae, explicó que los beneficios de la técnica hipopresiva son múltiples para combatir el infame tránsito lento.

“Se trata de una metodología de baja presión que pone el foco en la corrección de la postura y la respiración a partir de la contracción isométrica de la musculatura profunda desde el suelo pélvico hasta las costillas”, explicó la especialista. “A partir de una rutina de 40 minutos, dos veces a la semana, ya se logran resultados”, agregó

La técnica fue creada a finales de la década de los ’80 por Marcel Caufriez, un doctor en fisioterapia belga, que la creó para “restablecer el funcionamiento del suelo pélvico, ayudando en mayor medida al tránsito intestinal, la digestión y, por consiguiente, descongestionar el vaciado del intestino”.

Cómo es la técnica

Colocarse boca arriba con las piernas en semiflexión.
Posar las manos sobre el abdomen, inflarlo de aire durante la inspiración por la nariz y vaciarlo por la boca, dirigiendo el ombligo hacia el suelo en la expiración.
Realizarlo a lo largo de cinco minutos.
“Esto genera una apertura torácica, por lo que disminuye la presión”, resaltó la especialista.
Ejericios aeróbicos para sumar

Incorporar de forma constante y habitual actividades que impliquen el consumo de oxígeno y eleve el ritmo cardíaco puede ser una manera de mejorar este mal. Como puede ser a través del running , smartwalk, bicicleta o natación. Según los expertos de la Clínica Mayo -Estados Unidos-, es, además, un arma poderosa para mejorar nuestro estado de salud.

30 minutos diarios de intensidad moderada pone en funcionamiento el metabolismo. Al acelerar la respiración se logra estimular a los músculos de nuestros intestinos para que cumplan con su misión de forma más rápida y eficiente.

Caminata noctura

Se aconseja realizarlo luego de cena antes de ir a dormir, esto permitirá distender la zona y colaborar a la hora de la digestión. Además aportará beneficios a la rutina del sueño .

Dejar respuesta