Victoria.- Erwin Figueras tiene 22 años y es un estudiante misionero del profesorado en biología. Su tía, Corina Figueras, es docente local y compartió en sus redes sociales la información de un interesante proyecto en el que está inmerso su sobrino. Se trata de un libro en el que se pretende recopilar información de la comunidad Ysyry acerca del uso específico de determinadas plantas medicinales y los símbolos y significados culturales que se la asocian.

Junto a sus compañeros de investigación, Erwin contactó a la comunidad guaraní de la aldea Ysyry, donde surgió la problemática de la pérdida de sus conocimientos culturales respecto al uso de plantas medicinales. “Las comunidades guaraníes tienen un cacique que se encarga de la política y otro, que se llama chamán, que trata cuestiones espirituales y curaciones. Lo que nos dijeron fue que, últimamente con el paso de las generaciones, sus conocimientos sobre las plantas medicinales se están perdiendo”, explica Erwin. Asimismo, aclara que el conocimiento se transmitía de forma oral de generación en generación y que el avance de la sociedad hizo que algunos saberes se perdieran.

“Ante esta inquietud pensamos en realizar un libro en el que se informe sobre el uso de plantas medicinales por parte de la comunidad Ysyry”, dice el estudiante. Por otro lado, aclara que esa comunidad tiene una visión diferente de la nuestra sobre los medicamentos. “Ellos saben que una planta cura determinado «mal», pero no es que la cortan, preparan el brebaje y lo toman. El término salud para ellos está muy relacionado con lo espiritual, y tienen que pedir permiso para extraer la planta de la naturaleza. Luego, realizan rituales para que esa preparación tenga efecto. Finalmente, tienen que agradecer por lo que obtuvieron de la naturaleza” cuenta.

Erwin comenta que en el libro van a estar explicitados las historias y leyendas detrás de las plantas y el uso que le da la comunidad guaraní. Además, dice que muchas de las plantas utilizadas en la aldea son conocidas por la ciencia por sus principios activos, pero que hay otras sobre las cuales todavía no hay investigaciones científicas al respecto. En este sentido, expresa que hay plantas sobre las que se ha demostrado que, efectivamente, tienen propiedades beneficiosas, pero otras a las que los científicos no les han encontrado cualidades medicinales. Sin embargo, esto no les interesa a los guaraníes, puesto que viven la curación de otra forma, más ligado a lo cultural y espiritual.

El fin de la investigación no es saber las propiedades medicinales de las plantas, sino perpetuar las creencias y costumbres de la comunidad. Sumado a lo anterior, Erwin dice que es difícil saber cómo los guaraníes descubrieron qué funciones tenían las diferentes plantas, puesto que se trata de una sociedad precolombina, pero infiere que podrían haberlo descubierto por medio de práctica y error.

Los jóvenes a cargo de este interesante proyecto son Erwin Figueras, María Sol González, Rossana Lezcano y Malcon Colin Nottidge. Los estudiantes cursan el cuarto año del profesorado en biología de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de Misiones. Son de la ciudad Eldorado y pretenden redactar el libro en español y en Mbya guaraní, para preservar su lengua y su cultura.

La lengua Mbya guaraní es una variación del guaraní oficial y es utilizada por las tribus con ese mismo nombre. La comunidad en la que se realizará la investigación es la aldea Ysyry, que significa  ‘agua que corre’.

El proyecto está en el marco de un congreso de estudiantes de educación superior llamado reCrear17. El mismo tiene como propósito convocar a jóvenes para que presenten sus proyectos y así poder divulgarlo para conseguir financiamiento.

Dejar respuesta