Victoria.- Los panaderos están preocupados por el incremento del precio de la harina que repercute directamente en el producto terminado, representa el insumo básico, en enero la bolsa de 50 kilos oscilaba entre los 250 y 300 pesos, esta semana la pagaron entre 650 y 700 pesos.

Para tener mayores datos al respecto Paralelo 32 consultó a importantes procesadoras locales que tienen venta al público en zona céntrica y reparto,  también otra situada en un  barrio.

El dueño AB (*) comentó que no solamente esta semana tuvo que pagar 650 pesos la bolsa de 50 kilos sino que este fin de semana  tiene que consultar porque el valor puede cambiar. Varias veces ocurrió que cuando realizó el pedido el precio era uno, pero a la entrega venía con  aumento.

También los insumos han experimentado un importante incremento, la margarina especial que tiene un 50 % de manteca cuesta 950 pesos los 20 kilos y hace poco tiempo se cotizaba a 750.

El medio kilo de levadura está a 25 pesos y en general todos los insumos suben en forma desproporcionada. “Los precios de los productos suben 100, 200 y 300 pesos, no son pequeños porcentajes”.

Esto hace que tengan que ser muy meticulosos al momento de establecer el precio de venta de los productos. Actualmente al  mostrador el pan común (francés/galleta/criollo) se expende a 40 pesos y se ven limitados al momento de confeccionar las listas porque repercute en las ventas. A principios de año el kilo oscilaba entre los 20 y 25 pesos, alcanzando hoy niveles de 40 y 50 pesos.

Consideró que en el local se vende en promedio un 15 % menos y en las despensas y almacenes de barrio –donde distribuyen- han bajado las ventas en un 20 %, además en estos últimos días prácticamente no compran las especialidades (facturas o tortas).

Una modalidad que se da prácticamente en todos los negocios que consultó nuestro Semanario está relacionado a la forma en que compran los clientes, la mayoría lleva un monto de dinero fijo por lo cual con los aumentos cada vez llevan menos pan. “El cliente pide 30 pesos de pan y a esto lo viene haciendo desde hace meses. Esto implica que a medida que aumenta el precio lleva una menor cantidad”.

También elaboraban tortas de fiestas y tenían siempre pedidos, pero este tipo de productos prácticamente no se vende más, la gente compra los bizcochuelos que tienen en la línea de productos y las hace en sus casas.

El otro tema muy importante que incide en forma manifiesta en la actividad son los servicios, impuestos  y el personal. En este caso pagaban de luz 11 mil pesos hasta el año pasado ahora la factura llegó con 18 mil pesos, el gas en la misma proporción se fue mensualmente de 5 mil a 8 mil. Por otra parte, en el caso particular de nuestro consultado, tienen 9 empleados que cobran lo que establece el convenio con una importante suma de aportes que se ha venido incrementando en forma constante, a lo que hay que agregar el alquiler.

El panadero consultado asegura que, por los altos costos operativos, “trabajamos esencialmente para mantener el trabajo, que permite vivir a dos familias pero no se ve la ganancia”.

Una realidad similar

Otro titular de panadería  AC (*) comentó que está trabajando con bolsas de harina de 25 kilos que actualmente está comprando a 360 pesos, pero también han recibido información de que va a subir. Esto indica que los 50 kilos le cuestan 720 pesos.

Trabaja con una margarina que adquiere a un proveedor rosarino a 55 pesos el paquete de 20/kgs y también le compra grasa que paga 32 pesos la misma cantidad. Lavadura 38 pesos el medio kilo.

Actualmente está vendiendo al kilo de pan común a 45 pesos, pero no es lo que realmente tienen que cobrar, si incorpora costo de producción y ganancia el valor tendría que ser mayor, hace mucho tiempo que a las variaciones de precio las hacen en forma periódica y los incrementos loa siguen adsorbiendo, lo que redunda en menores ingresos. “No se puede estar, aumenta el pan todas las semanas y en forma permanente tenemos que soportar los mayores costos”.

Las ventas han experimentado una baja que estiman en un 15 % pero la gente, aunque en menor medida, sigue comprando pan.

Al igual que su colega, el rubro servicios, personal e impuestos, son los que le representan un gasto fijo extremadamente alto. Son 6 los operarios que trabajan en forma permanente.

Se refirió también a que la energía, desde el año pasado al presente, aumentó en forma desmedida, ascendiendo su última factura a los 30 mil pesos. En gas fue aún mayor porque el año pasado no superaban los 1.000 pesos y actualmente se incrementó a 6 mil pesos. Entre servicios, impuestos y aportes deben disponer de más de 40 mil pesos mensuales.

Como lo planteó el anterior entrevistado, están muy preocupados porque hay un gasto operativo alto, un aumento de los insumos, servicios e impuestos constantes que en forma permanente les exigen planificar gastos y precios. “El dinero que ingresa sale enseguida para realizar pagos a proveedores y a todo lo demás”. Aseguró que es poca la ganancia y es nulo el nivel de ahorro que pueden hacer.

Barrio

También contactamos a un negocio de barrio que tiene la ventaja que mantener una explotación familiar, no tiene empleados, lo que les permite bajar en forma notable el costo operativo del negocio. Al igual que el primero, recibió esta semana la bolsa de harina de 50 kgs. a  650 pesos y un proveedor de Paraná le suministra grasa, margarina y levadura a precios similares a los anteriores. Fabrica un tipo de pan artesanal que les permite vender a 50 pesos el kilo y las especialidades a 120 pesos. En principio tenía gas en garrafa pero ahora notó la diferencia porque instaló el gas natural de la red. Ha incorporado nuevas máquinas y un horno rotativo, e inclusive ha podido mejorar la infraestructura.

 

(*) Las iniciales no corresponden a ningún nombre sino que solo indican que entrevistamos a distintos comerciantes del rubro de la panificación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here