Desde el jueves 6 de abril, los usuarios del Nuevo Banco de Entre Ríos tuvieron limitaciones para la extracción de dinero de sus cuentas particulares. La restricción se debió a una medida tomada por la propia entidad con asiento en Paraná, como consecuencia de una negociación que estaba teniendo con el Banco Central, a raíz de la que la entidad autárquica que depende del Gobierno Nacional, quería comenzar a instrumentar el cobro de un monto tanto para la guarda como para el retiro de dinero por parte de las entidades.

Como el NBersa no estaba dispuesto a pagar ese costo, limitó la extracción de dinero de las cuentas de sus clientes hasta tanto acordara con el Banco Central.

Los topes a la extracción que se evidenciaron en sucursales de la costa del Paraná, fueron de cinco mil pesos el jueves, de veinte mil pesos el viernes y de quince mil pesos este lunes.
La decisión del Nuevo Banco de Entre Ríos de restringir los retiros por caja afectó a un gran número de entrerrianos, principalmente porque la entidad es el agente financiero de la provincia y a través de esa función, monopoliza la totalidad de los fondos públicos para el pago de salarios, jubilaciones, juicios y créditos, entre otros, de la provincia y los municipios.

Tras estas restricciones, desde el Nuevo Banco de Entre Ríos SA informaron que “se solucionó un momentáneo inconveniente externo con la provisión de dinero en efectivo en alguna de sus sucursales”.

Según dijeron, “dicho inconveniente fue causado por la demora en la cadena de provisión de billetes de distinta denominación, consecuencia en parte por el paro de actividades llevado a cabo la semana pasada, y que involucró al transporte de caudales en todo el país”.

“Tanto las distintas sucursales como los cajeros automáticos de la entidad se encuentran en este momento operando en forma absolutamente normal”, aseveraron desde la entidad crediticia.

 

Fuente: APFDigital

Dejar respuesta