El ministro de Agricultura, Ricardo Buryaile, admitió el pasado viernes 21 de julio que el litro de leche en la Argentina “es más que caro”, y anunció que el gobierno está “preparando un paquete impositivo para bajar la presión fiscal” a ese producto como a otros alimentos de la canasta básica, ya que consideró que la incidencia impositiva es “altísima”.

“Pasadas estas elecciones, el ministro (de Hacienda, Nicolás) Dujovne está preparando un paquete impositivo para bajar la presión fiscal que afecta a la leche, la comida, y miles de productos que en Argentina tienen una presión impositiva alta”, enfatizó Buryaile, en diálogo por Radio Rivadavia.

El ministro reconoció que el litro de la leche en el mercado local “es más que caro” y lo adjudicó a “la incidencia impositiva, por los márgenes de rentabilidad, y por los costos propios que tiene el país”.

 

Fuente : DyN

Dejar respuesta