Crespo.- El 2 de septiembre se celebró el Día de la Industria en todo el país. En el marco de esa celebración y en vísperas de una nueva jornada anual a realizarse el 22 de septiembre en Paraná, el presidente de la Unión Industrial de Entre Ríos, Guillermo Muller, dio una visión optimista sobre el desarrollo de la actividad en nuestra provincia. El lunes pasado mantuvo la entidad que preside una reunión con el gobernador Gustavo Bordet, donde se analizaron cuestiones relacionadas con el sector.

Reunión con el gobernador

–  ¿Tuvieron una reunión con Bordet?

—  Tuvimos una reunión juntamente con la comisión directiva, con el gobernador Gustavo Bordet.

–  ¿Qué se charló en el encuentro?

—  La idea fue invitarlo formalmente a la apertura de la jornada de la Industria que hacemos el 22 de septiembre. En el medio se desarrollaron temas con la agenda que tenemos con el gobierno. Tratamos el tema de las escuelas técnicas, para ver de qué manera actualizamos la currícula que a futuro la gente tenga una empleabilidad mejor dentro del marco industrial. Se trataron cuestiones que tienen que ver con los marcos tributarios con las perspectivas y realidades actuales, porque evidentemente la competitividad se ve afectada por una carga impositiva muy significativa. También se plantearon inquietudes a las políticas medioambientales, porque tenemos que ir buscando soluciones a algunos temas que se vienen dando en algunos sectores industriales que requieren de certificados de aptitud ambiental que, por algún motivo, están demorados y están buscando la manera de ir destrabando su operativa permanente; poder dar una fluidez mayor a todos los temas medioambientales para ir solucionando e ir dándole continuidad a la actividad productiva.

–  Lo ambiental y la producción suelen estar en tensión, aunque no sean antagónicos. El tratamiento ambiental muchas veces requiere un costo adicional que afecta a las empresas.

—  Que hagamos una provincia sustentable es una responsabilidad conjunta. Cuando decimos responsabilidad conjunta, decimos que haya normas claras, con períodos de adecuación, muchas veces se necesita apoyo financiero para poder adecuar las inversiones. Pero, fundamentalmente, trabajo conjunto. Evidentemente, tenemos una responsabilidad los industriales de ser sustentables; por lo tanto, no pueden tomarse como antagónicos, sino como complementarios. Hay que tener en cuenta también que, cuando se habla de polución, a veces, tenemos que tener en cuenta que hay datos bastante firmes que muestran que el 80% de las cuestiones sanitarias se generan por la falta de infraestructura básica de cualquier comunidad, comenzando por el agua potable y por las cloacas.

–  En materia de escuelas técnicas, ¿qué implica actualizar la currícula?

—  Lo que estamos fomentando es que las escuelas técnicas visiten nuestras fábricas, vean cuáles son las actividades que se desarrollan, cuál sería la formación que debería tener cualquier persona que empiece a trabajar en el ámbito industrial. Esto implica cierta modernización de algunos planes de estudio, que en el pasado estuvieron bien fundamentados, pero que han perdido actualidad. Tenemos que modernizar cuestiones como la mecatrónica, la electrónica, la hidráulica; que prevalecen sobre algunas cuestiones anteriores. También necesitamos soldadores, gente que conozca los circuitos eléctricos, que conozca que la función mecánica ya no es solamente mecánica sino que es mecatrónica. Todas esas cuestiones que llevan a que la gente también logre realizarse en lo que hace. ES un aporte de valor real para la industria.

Presión tributaria

–  Otro tema difícil de abordar es el  tema tributario, porque el Estado necesita cobrar y el industrial debe velar por sus ganancias.

—  Debemos interpretar qué es la competitividad, y muchas veces nos encontramos menguados en la competitividad por las cargas tributarias que debemos pagar. Toda actividad debe ser rentable para poder perdurar en el tiempo, que existan incentivos para seguir invirtiendo y creciendo. Crecer tiene que ser parte del perfil industrial para poder evolucionar y avanzar. Es un desafío cotidiano. Entonces, muchas veces algunas actividades se sienten ahogadas por las cargas tributarias que pagan. Cuando debemos competir en el extranjero, somos eficientes cuando hablamos de producción por personas, cuando hablamos de rendimiento de los materiales, o cuando hablamos de la conversión granaria en engorde animal. Pero, por ahí gran parte de toda esa competitividad en la que podemos ser ejemplo, se va, porque la carga tributaria que tenemos como contraparte, no nos permite acceder a los mercados porque estamos exportando no solamente producción primaria y trabajo, sino también carga tributaria.

–  Se habla mucho de los déficits logísticos en todo el país. Como sacar limones desde Tucumán a los puertos del Plata con fletes muy elevados. ¿Cómo afectan a la industria entrerriana?

—  Al no tener puertos de ultramar, todo son costos adicionales que debemos pagar. El sector celebraba cuando se empezaba a exportar aunque sea tenuemente por Concepción del Uruguay porque era una manera de abaratar costos a la hora de sacar nuestra producción. De cualquier manera, en materia de infraestructura portuaria en Entre Ríos, hay mucho por hacer para ganar en competitividad.

–  ¿Es el punto central el tema portuario? ¿Qué pasa con los trenes?

—  Sabemos que debemos tener una buena traza de ferrocarriles. Tenemos que tener carreteras en buen estado que nos permitan transitar de una manera más ordenada. Todo tiene un factor que se llama tiempo, tiempo que perdemos. Entonces, en definitiva cuando se habla de infraestructura, se habla en términos generales.

Recuperación de la economía

–  ¿Qué observa en materia de recuperación de la economía?

— Nosotros tenemos departamentos en UIER que trabajan en forma asidua con los asociados. Tenemos el departamento tributario, el departamento laboral, el de medio ambiente, el de jóvenes. También tenemos una encuesta permanente con respecto a la actividad, que realizamos a través de la UIA. Lo que estamos empezando a ver es un estadio de recuperación de la actividad económica tenue, pero constante. Eso habla de una mejoría de cara al futuro. Es lo que informan nuestros asociados. ¿Qué significa la recuperación? Que están trabajando más horas. Esto no significa que estemos hablando de recuperación en volúmenes, que tengamos los niveles de rentabilidad acorde a lo que la actividad necesita. Pero, por lo menos, estamos hablando que estamos expidiendo más volumétricamente, que hay sectores que empiezan a contratar más mano de obra. Y eso es algo auspicioso.

–  ¿Se nota la recuperación en las pymes, que son el gran generador de mano de obra?

—  Bueno, en Entre Ríos estamos hablando de todos los sectores industriales. Entre Ríos es clásicamente una provincia donde las pymes son mayoría. Se está empezando a ver una tenue recuperación, pero recuperación al fin.

–  Hay casos como Tierra del Fuego con una fuerte reconversión industrial exigida desde la Nación en el sector electrónico, dentro de los nuevos parámetros económicos. ¿Tiene Entre Ríos sectores que deben reconvertirse fuertemente para ser competitivos en función del nuevo proyecto oficial?

— Recordemos que Entre Ríos quedó al margen de cualquier régimen industrial que en algún momento haya favorecido alguna zona en particular por alguna ley específica. Por lo tanto, tiene sectores muy genuinos de producción. La avícola es una producción genuina, el citrus es una producción genuina, el arroz, la madera y sus conversiones.

–  Los que han crecido lo hicieron sin necesidad de apoyos externos.

— En realidad, es como que los que han crecido lo hicieron por derecho propio, y eso no es menor. Porque les implicó un gran nivel de adaptabilidad, aún en los peores momentos. Eso también fortifica cuando hay oportunidades. Ese es el perfil del industrial entrerriano: un industrial con fuerte capacidad de adaptación, mayoritariamente pyme, que está muy cerca de su gente y la cuida, que le preocupa el recurso humano porque es parte integrante de la cadena de valor, y que no ha gozado de ningún beneficio en particular, por lo tanto, se ha adaptado a sobrevivir como podía y eso también lo ha fortificado.

Desarrollo entrerriano

–  ¿Quedan nichos de desarrollo para aprovechar?

—  En Entre Ríos hay oportunidades de las más variadas. Por ejemplo, la madera y todo lo que es la biomasa para generación de energía, es una posibilidad. Todo lo que es energías renovables es un tema que se plantea en forma permanente. Seguir compitiendo en todo lo que elaboramos en la provincia para agregarle valor, sigue siendo una cuestión de oportunidades. Recordemos que muchas veces, el grano local no se industrializa acá, sino que va a otras provincias. Evidentemente, consideramos que Entre Ríos tiene muchas posibilidades y si se generan los incentivos necesarios, estas posibilidades van a poder ser aprovechadas.

–   Cuando viajan las delegaciones oficiales a países latinoamericanos por la Región Centro, por ejemplo, ¿la oferta provincial impacta bien en esos mercados?

—  Creo que Entre Ríos tiene una oferta muy atractiva de productos. Por el lado de la demanda hay muy buenas posibilidades. Los laboratorios farmacéuticos están teniendo fuertes posibilidades de exportación. Todos los sectores de la economía entrerriana están teniendo un atractivo, si el bien es exportable, obviamente, para los países de la región.

–  Entonces, podemos dar un perfil industrial importante.

—  Tenemos mucho para crecer y mucho para hacer. Somos muy optimistas si se dan las condiciones, si esto se va a volcar así ocurrirá.

Sinceramiento de variables

–  Más allá de las ‘grietas’, ¿qué ha cambiado bien, regular o mal del 2015 para acá?

—  Digamos que hay un tema que aparece del 2015 a la fecha que es el sinceramiento de las variables. Muchas veces positivo, otras veces negativo. Un tipo de cambio que se muestra como es, las tarifas que empiezan a ser mucho más realistas, aunque nos puedan gustar o no. Pero podemos empezar a pensar en una estructura de costos y ver cuáles son los puntos de mejora. Por el otro lado, debemos cuidar la industria para que no nos coloquen los excedentes que están sobrando en el mundo. Muchas veces, cuando el mundo tiene sus idas, vueltas y bajones, que no sea Argentina el lugar donde vienen a colocar los excedentes porque, por ahí se destruye todo el esfuerzo que uno viene haciendo en el tiempo.

–  ¿Han golpeado fuerte las importaciones en la provincia?

—  No digamos que han golpeado fuerte, pero es una amenaza seria. Cuando uno se encuentra con una amenaza seria, muchas veces toma una actitud defensiva y en vez de estar pensando qué más producimos, estamos pensando cómo hacemos para defendernos. En realidad, es energía que se mal ocupa en pensar en cómo hacer para defenderse de posiciones que nunca debieron existir. Ese debería ser el concepto. En Entre Ríos somos muy optimistas. Creo que hay muy buena gente con muchas ganas de hacer.

–  ¿Hay buen diálogo tanto con el gobierno provincial como con el nacional?

—  La institución siempre ha tratado de mantener buen diálogo. Yo diría que con el tiempo la UIER es una institución que trata de buscar soluciones compartidas para que la provincia genere bienestar para todos. Es el aporte desde la industria que tenemos para hacer.

Quién es

Guillermo Muller  es el presidente de la Unión Industrial de Entre Ríos (UIER). Asumió el 29 de abril del año pasado y estará al frente de la entidad por dos años. Es gerente general de la firma Cartocor, que pertenece al Grupo Arcor. Acompañan a Muller en los principales cargos de UIER, vicepresidente 1º: Sergio Corso, de Maringa Maderas SA- Federación; vice 2º: Antonio Caramagna, de Johnson Acero SA- Paraná; vice 3º: Ricardo Guimarey, de Laboratorios Lafedar SA –Paraná; secretario: Eduardo Tonutti, de Lácteos Tonutti SRL – Diamante; prosecretario: Carlos Dellizzotti, de Molinos San José SA– Paraná; tesorero: Mabel Haberckorn, de MTH SRL – Crespo; pro-tesorero: Alfredo Sirkovich, de Papelera Entre Ríos SA – Paraná

 

13ª Jornada del Día de la Industria

El 22 de septiembre se hará la 13ª jornada del Día de la Industria con el nombre “Educación e Innovación – Camino hacia el futuro”. Se realizará en el Salón del Hotel Howard Johnson de Paraná, comenzará a las 10 de la mañana con la apertura a cargo del gobernador Gustavo Bordet, el intendente Sergio Varisco y el presidente de UIER, Guillermo Muller. Disertarán el filósofo Santiago Kovadlof, que hablará sobre “El siglo XXI: un nueva desafío para la cultura planetaria”, en el marco de los temas de educación e innovación; Alejandro Catterberg de la Consultora Poliarquía, con un análisis de coyuntura política a la luz de las elecciones de octubre; en nombre de los empresarios, comentando su experiencia Martín Umarán, creador y directivo de Globant. Habrá un almuerzo de camaradería. Luego el economista Dante Sica, con el panorama económico de la Argentina actual. Finalmente los candidatos a diputados nacionales de las cuatro fuerzas van a responder a preguntas sobre inquietudes de la industria; como se impulsa la educación que se viene, los sectores productivos que se impulsarán en la industrialización.

Dejar respuesta