Paraná.- El médico neurointervencionista al frente del equipo que realizó la operación, Raúl Maehara, explicó que se le practicó una intervención a una paciente de 27 años que un tiempo atrás tuvo un sangrado intracerebral por un aneurisma y debió ser embolizado (este es un procedimiento de neurocirugía mínimamente invasivo que requiere de alta precisión y que interrumpe la posible hemorragia en vasos sanguíneos anormales) de urgencia.

Pero además del aneurisma que sangró la paciente tenía otros dos ubicados en las arterias carótidas internas, uno de cada lado, “y en esta oportunidad se trató uno de esos aneurismas (el de mayor tamaño) con un stent muy especial, ya que es un difusor de flujo”, manifestó el especialista.

Por la particularidad del caso y por tratarse de una intervención inédita en el efector, acudieron dos profesionales de la empresa proveedora del insumo, Derek Watson y Dolores Beltrá, provenientes de Estados Unidos y de Buenos Aires respectivamente para asistir al procedimiento. “Como suele ocurrir en estos casos, en intervenciones poco frecuentes, tenemos con nosotros a estos profesionales que concurren a observar la operación, y brindar su ayuda y asesoramiento técnico, lo que resulta muy enriquecedor para el equipo”, señaló Maehara.

Intervención pionera

Lo distintivo del stent difusor de flujo utilizado es que permite ocluir el aneurisma sin tapar ningún vaso, “no se obstruye ninguna rama que salga de la zona, a diferencia de cuando uno hace tratamientos con coil, donde se ocluye todo lo que hay y si llega a haber alguna rama también resulta ocluida, pudiendo llegar a complicar el caso”, indicó Maehara.

Las intervenciones con este tipo de stent se practican desde hace poco tiempo en nuestro país, siendo este el tercer caso en Paraná y el primero llevado a cabo en un efector público provincial.

Acceso a procedimientos de vanguardia

El encargado del servicio de Diagnóstico por Imágenes, del cual forma parte el servicio de Hemodinamia, Edgardo Graff, expresó su satisfacción por poder brindar respuestas a la población desde la salud pública. “Esto es resultado de una planificación que se está haciendo, tanto desde el director del hospital, Fernando Giménez, como sus secretarios técnicos y con el apoyo del Ministerio con el doctor Ariel De la Rosa”, subrayó.

Graff agregó: “Nos ponemos muy contentos con las buenas noticias como esta, y es lo que nos impulsa a seguir adelante, sabiendo que en el hospital atendemos también a personas que no tienen obra social”.

En ese sentido informó que desde el servicio de Hemodinamia ya se han llevado a cabo más de 600 intervenciones en un año y medio, con todo lo que conlleva en cuanto a personal calificado y costos por equipamiento e insumos. “Son intervenciones muy caras y lo bueno es que todos tienen acceso, posibilitándole a la persona sin obra social recibir su tratamiento”, destacó.

También se expresó en ese sentido Javier Abib, responsable de llevar a cabo los procedimientos de cirugía vascular periférica: “Hoy la realidad en el mundo es que lo periférico se está tratando de hacer por vía endovascular, que es lo que hacemos en el nosocomio”. Se trata de procedimientos en los que se desobstruyen las arterias mediante una intervención que es mínimamente invasiva.

Una de las ventajas que tienen las intervenciones endovasculares respecto de la cirugía abierta es que la recuperación es prácticamente inmediata; no así en una cirugía donde el paciente tiene atravesar un postoperatorio de larga evolución, con heridas grandes que tardan en cicatrizar. Y en ese sentido también beneficia en cuanto a que, al posibilitarle al paciente que pueda estar en su domicilio a las 24 horas de ser intervenido, permite reducir los gastos que conllevaría una internación prolongada.

Dejar respuesta