Nogoyá.- El Hogar de Ancianas fue fundado en 1935 por Ramón Vivanco y hoy está a cargo de las Hermanas Terciarias Franciscanas de la Caridad. Durante el fin de semana sus descendientes se acercaron al edificio que alberga 28 mujeres mayores y realizaron donaciones.

Hernán Vivanco es el biznieto de Ramón y junto a la Orden de Caballeros de Buenos Aires, trajeron donaciones para las ancianas que residen en el Hogar. En sentido manifestó: “Estoy muy emocionado de poder devolverle un poquito a Nogoyá de lo que tanto me dio, mi abuelo Lino Ramón y mi bisabuelo Ramón Buenaventura Vivanco son de esta ciudad, mi bisabuelo fue quien fundó este hogar y me siento orgulloso de hoy junto a la orden de Caballeros de Buenos Aires poder hacer esta donación de artículos de limpieza, alimentos y una silla de ruedas”.

La orden de Caballeros es un grupo a nivel internacional, que tiene, entre otros objetivos, brindar ayuda solidaria a distintas instituciones de la sociedad civil. Esta orden está a cargo de Rubén Alberto Gavaldá y Castro y como parte de su actividad hace galas benéficas donde se adquieren fondos como el caso de la institución nogoyaense.

Respecto de la acción, Guadalupe Vivanco, residente en la ciudad y presidenta de la Sociedad Rural Nogoyá contó: “Estoy muy contenta de poder acompañar a mi primo en esta tarea solidaria. Lo dimos a conocer porque nos gustaría que la gente se contagie y copie este acto, porque son muchas las necesidades que siempre tienen y la ayuda de todos es necesario, todos se pueden sumar con artículos de limpieza, alimentos, remedios; hoy nos tocó a nosotros, pero todos pueden poner su granito de arena”.

Por su parte, la hermana Elba Cáceres enunció: “Todo es bienvenido, hace un tiempo Hernán se acercó al lugar para ver cuáles eran las necesidades y hoy cumplió con su promesa, todo lo que recibimos es para las ancianas, por lo que en nombre de las 28 ancianas que están viviendo agradecemos todo lo brindado”.

Finalmente, Mercedes Defilippe quien también participó de la entrega enriqueció el momento compartido con una charla cargada de historia, recuerdos y anécdotas. Destacó su experiencia con el lugar en relación a una tía abuela que decidió pasar sus últimos años en el hogar de cual remarcó el acariño, la atención y la limpieza.

Dejar respuesta