Victoria.- Cuando nos referimos al comercio a través de la Web, hace tiempo que ya no se trata de algo ocasional y segmentado en pocos rubros. Basta con consultar en tu grupo de amigos para conocer casos de aquellos que compraron desde la pintura para la casa, muebles, bicicletas, aberturas, etc. Comparativamente es un negocio que crece amparado en precios u ofertas que prima facie pueden ser ventajosas, pocas normas de seguridad –que las tiene– y el aval de las tarjetas de crédito, ahorrándonos el clásico discurso de: ‘no hay pero te lo encargo’.

Ahora, lo cierto también es que varios victorienses oportunistas notaron este tráfico creciente y empezaron cada vez más a ofrecer sus servicios por la red de redes. Para ello evitaron toda inscripción en la Municipalidad o trámite de inscripción, y se valieron de esa virtualidad y algunos recursos de marketing para agregar a su idea desde un logo hasta un catálogo, número de teléfono y dirección (que generalmente es la de su hogar).

Así las cosas, podemos encontrar en un par de clics desde ventas de ropa interior, bijouterie calzado, electrodoméstico, suplementos nutricionales, a tecnología y accesorios. La abarrotada lista se multiplica con cada palabra clave; haga usted la prueba, coloque en el buscador de Facebook ‘indumentaria’ y notará los resultados. Facebook, la compañía de Marck Zuckenberg, hará por estos días un nuevo ajuste sobre este punto.

Para el presidente del Centro Comercial, Daniel Reffatti, esta es una tendencia que es muy difícil de controlar, “desde que en el 2011 le hemos llevado a los distintos intendentes la inquietud ante este problema, lamentablemente a nivel nacional no hay legislación alguna, es más, recién están los esbozos de algunos proyectos. Y por ende, no tenemos herramientas para controlar ni el municipio para actuar”.

En este sentido, el entrevistado dijo a Paralelo 32 que tampoco se puede intervenir a nivel de las direcciones que agregan a la descripción, ya que se trata de domicilios particulares. “No se puede hacer nada, por ejemplo con la oferta de productos vía Facebook, que impactan enormemente en el comercio local”.

Reffatti advierte que una forma ‘a revisar’ puede ser el eslabón del intermediario, “ya que tras hacer la compra, algunos de los paquetes llegan vía transporte interurbano en menos de 24 horas. Es más fácil actuar sobre una empresa que sobre un particular”.

Empresas como Mercado Libre, hoy están depositando a través de intermediarios, productos para la construcción –asegura. “Ventanas, puertas, etc. a través de distintas empresas de transporte interurbano, que tienen una CUIT, y en consecuencia el Estado Municipal podría actuar de alguna forma”.

Nuestro interlocutor reconoce que hay muchos victorienses que se las rebuscan con productos que elaboran de manera artesanal, y que en ocasiones no disponen ni de stock ni recursos para solventar un comercio en regla, o aquellos que venden distintas cosas usadas. Este es el comercio de Face, obviamente.

Pero hace la salvedad en su rubro, el automotor, donde asegura: “Hay avivados o ‘tarreros’ que tienen cinco o seis autitos y los publican en usados de OLX, Todo Autos, De Remate, Paraná Autos, etcétera, y lo grave es que no tienen un local comercial abierto al público. Además, conozco casos que han tenido serios problemas con sus unidades por este motivo, y no hay forma de reclamo, lamentablemente porque no es un agente oficial ni registrado”.

Si bien la tendencia hacia lo virtual es un hecho, Reffatti insiste en la necesidad de tomar los recaudos pertinentes, sobre todo cuando se hace una operación importante. “Y desde nuestra entidad incluso hemos celebrado capacitaciones y cursos al respecto, pero tenemos en cuenta que lo hacemos como un recurso más para aquellos que están tributando y en regla, insisto”.

Por último, añadió que: “Nosotros no estamos en contra del trabajo, es más entendemos que si se amplía la base tributaria redundará en beneficio de todos. Desde el Centro Comercial creemos que con mayor número de comercios en regla, se puede llegar a solicitar una compensación en las tasas que se pagan y que en algunos casos son exorbitantes, porque no reciben ningún tipo de servicio. Y éste es otro gran tema que da para cortar mucha tela”.

Reflexión

Hoy hay miles de páginas donde comprar y vender, si usted es uno de esos millones de usuarios que ya pasó su tarjeta para comprar desde un viaje al exterior en cuotas a una funda para su celular, sabrá que hay riesgos y que también hay formas de saber cómo comprar seguro.
Lo cierto es que si el comercio local no busca nuevas y mejores estrategias de venta comparativamente convenientes, se preocupa por una buena atención al cliente y post venta, la encrucijada se volverá un problema. Hoy muchos rubros ya lo han implementado, porque compiten contra el mundo, y sin embargo todavía solemos escuchar en algunos lugares tradicionales: ‘llevalo, lo probás y a la tarde o en una pasada me lo pagás’. Eso mis amigos, no tiene precio ni poder tecnológico que lo doblegue. (N. Rochi)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here