En algunas entidades financieras puede llegar a superar los $3.000 (incluido el IVA) el costo de renovación de una tarjeta de crédito.

Según datos relevados por el BCRA a enero de 2019 (en virtud del Régimen Informativo establecido en la Comunicación “A” 5993), el servicio por la renovación de un plástico (internacional) puede alcanzar los $3.016,53 (Banco Hipotecario) como máximo, mientras que el costo promedio roza los $1.800.

Esta última cifra marca la importante dispersión de precios que existe entre las entidades bancarias por dicho servicio: la brecha entre el menor costo relevado y el más alto llega a los $2.170,74.

La gran amplitud de valores se extiende además a las tasas (efectivas anuales), que cobran los bancos por el financiamiento a través de las tarjetas: desde un piso de 52,33% (Banco Nación), puede tocar el 155,37% (Hipotecario).

Para el caso de la reposición o reimpresión de la tarjeta por robo o extravío, los bancos pueden llegar a cobrar hasta $300 (Galicia), mientras que el costo promedio se ubica en los $219.

Por último, en lo que respecta al mantenimiento mensual de la cuenta corriente, el valor oscila entre un mínimo de $257,73 (Banco Ciudad), y un tope de $476,15 (Supervielle). El promedio se sitúa en los $360, dado que en varias entidades el costo por este servicio no baja de los $400, como los casos de Francés o Galicia.

 

(Fuente: Ámbito Financiero)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here