Victoria.- El pasado viernes 7 ingresó a la Unidad Penal de nuestra ciudad Sebastián Wagner, condenado a cadena perpetua por el asesinato y violación de la estudiante Micaela García (21), ocurrido en Gualeguay.

El Director Fabián Marcelo Francisconi, explicó que llegó procedente de la Unidad Penal N° 1 de Paraná y por las características del interno fue alojado en una celda individual, en el sector denominado de “aislamiento”. Se hicieron todos los controles correspondientes para evitar que se produjeran inconvenientes y pueda perturbar  la seguridad del establecimiento.

El recluso expresó que quería ser destinado a la cárcel local, pero no tiene ningún trato diferencial con respecto al resto de los internos. “Va a permanecer todo el tiempo que determine la justicia y Wagner se encuentra bien y tranquilo”, agregó que con los días que han transcurrido todo se desarrolló en forma normal dentro de la UP.

Aseguró que su ingresó no generó malestar dentro de la población carcelaria, se encuentra apartado, no hay contacto con los otros detenidos y no goza de ningún privilegio. Tampoco la Cámara de Casación hizo llegar ninguna recomendación con respecto a este interno.

Viene sin embargo con un antecedente relacionado con su conducta. Hace unos 15 días, desconforme con el destino que le habían asignado (Paraná),  Wagner inició un incendio en el interior de la celda de aislamiento en la que se encontraba alojado. El principio de incendio fue rápidamente sofocado y el interno fue rescatado, atendido y trasladado al hospital San Martín.

Con posterioridad se autorizó el traslado a Victoria y según la información esto fue solicitado por el recluso.

También el polémico caso dio lugar al inicio de un Jury de Enjuiciamiento para separar del cargo al Juez de Ejecución de Penas de Gualeguaychú, Carlos Rossi porque había autorizado la salida transitoria de Wagner, que estaba cumpliendo una pena por violación. Durante este período fue cuando cometió el homicidio. El Jury  no prosperó, por falta de acusación del Fiscal, y Rossi sigue en sus funciones.

El caso

La justicia de nuestra provincia  encontró a Sebastián Wagner  culpable del asesinato y el abuso sexual de la joven Micaela García, de 21 años, y decidió condenarlo a cadena perpetua. En tanto, su jefe Néstor Pavón (donde trabajaba) recibió el castigo de cinco años de prisión por encubrimiento agravado, y el hijastro de Wagner, Gabriel Otero, fue absuelto.

Los magistrados María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo aplicaron sobre Wagner, quien tenía antecedentes de ataques sexuales en su pasado, la pena más dura. Lo encontraron culpable por “abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía, criminis causae y femicidio”.

“Sebastián Wagner secuestró, violó y mató a Micaela García”, afirmó el Tribunal durante la lectura del veredicto. Por otro lado descartó la posibilidad de que este  haya recibido algún tipo de ayuda tanto para el secuestro como para la violación y el homicidio.

Se consideró que este criminal hizo uso de su propia fuerza “que está por encima de la media” y de su experiencia en ataques sexuales para llevar a cabo el hecho.

En tanto, se acusó a Pavón de haber obstruido a la Justicia y de haber encubierto a Wagner después de lo sucedido. Por eso, se lo condenó a cinco años de prisión.

“Se demostró que Pavón ocultó sus ayudas a Wagner ante los investigadores. Tal comportamiento ilícito quedó demostrado al comprobar los dichos con los testimonios de otros indagados”, sostuvo  el veredicto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here