A través de un duro comunicado, las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) expresaron su descontento por el nuevo incremento que sufrió el precio del gasoil en los últimos días.

En el escrito difundido destacaron que el último incremento del tres por ciento que sufrió el gasoil acumuló un 40 por ciento en un año, lo que le significa al sector agropecuario y agroindustrial una erogación del 1.500 millones de pesos.

No obstante, la mayor queja planteada en el comunicado es que dos tercios de ese valor se los queda el Estado por la carga impositiva. Es decir, que “de los 1.500 millones de pesos del impacto, 960 millones son impuestos”, protestó la entidad.

Comunicado completo

“Cuatro, sí; cuatro fueron los aumentos desde la anunciada desregulación de los combustibles en octubre de 2017; una medida celebrada en pos de la transparencia del mercado, pero que al igual que muchas otras que resultan razonables, terminan golpeando de lleno el bolsillo de los productores.

Esta vez, una suba del orden del 3 por ciento en el gasoil, que suma 1.500 millones de pesos adicionales a los gastos del sector agropecuario y agroindustrial; y hay que tener en cuenta que el efecto acumulativo ya es más que importante, con índices de incrementos del 40 por cienro desde un año a esta parte, superando y por mucho los valores de la inflación.

De acuerdo al Departamento Económico de CRA, hoy la Argentina está cuarta en un ranking de los 35 países de la región en cuanto a precios de combustibles se refiere.

En un mercado desregulado son múltiples los factores que se relacionan para formar el precio del combustible, enumeremos algunos de para entender un poco más de su comportamiento: Precio Internacional del Barril de Crudo (variación del 5 por ciento), Cotización del Dólar en el Mercado Doméstico (variación 6 por ciento), Precio del Bioetanol.

Este último merece un párrafo aparte, ya que es “el único regulado” por el gobierno que autorizo una suba de entre el 10 y el 17 por ciento y que presionan sobre el precio del surtidor, a su vez los costos que aumentan por la inflación suman su cuota parte.

Pero existe un factor más y por su importancia relativa podría tranquilamente estar a la cabeza y es el componente impositivo que del total pagado en una factura de gasoil, el 64 por ciento es carga impositiva (conceptos no grabados, IVA, ingresos brutos), es decir, de los 1.500 millones de pesos del impacto, 960 millones de pesos son impuestos.

Dentro de estos el Impuesto de Transferencia del Combustible (ITC) representaba un 26 por ciento, la implementación de la rebaja de 10% que entró en la reciente reforma impositiva, actuará como un colchón frente a los aumentos que pueda sufrir el barril de crudo, según dicen desde el Ministerio de Agroindustria.

Como productores esperamos ver los frutos de esta política de desregulación, y que se manifieste en una baja de costos a futuro, lo cual entendemos fue el espíritu de esta medida”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here