ABUSO SEXUAL A MENORES - VIOLACION

El fiscal de la Unidad Fiscal de Violencia de Género y Abuso Sexual, Leandro Dato, consideró en declaraciones periodísticas, que la cantidad de causas que se inician por abuso sexual se incrementó debido “a la difusión y cambio del proceso penal. Hay una importante cantidad de denuncias”. Dijo que el 90 % de los casos de abuso sexual ocurren en el seno de la familia. “Tanto padres biológicos, como padrastros u otros familiares que pueden ser tíos, hermanos mayores u otros, pero la enorme mayoría son intrafamiliares”, refirió.

El fiscal recordó que hay casos en los que “el abuso se da de larga data, de niños muy chiquitos de cuatro o cinco años que empiezan con tocamientos y luego hay acceso carnal y demás. Recién las denuncias se hacen seis o siete años después y son casos desgarradores e impactantes”.

Protocolo

Dato recordó que en la provincia desde el año 2010 hay un protocolo sobre los abusos sexuales infantiles. “Los docentes y trabajadores de salud deben estar atentos. Muchas veces el niño logra confianza con los maestros y maestras y esa puede ser la vía de escape para dar a conocer la situación de abusos”, expresó el funcionario.

Asimismo, puso de relieve la importancia de la educación sexual. “Nosotros insistimos permanentemente”, manifestó. Y ejemplificó: “En un caso puntal una niña dijo que se sentía mal y veía que no estaba bien lo que le hacía el papá, pero después de una clase de educación sexual entendió”. Incluso, “uno de los confidentes puede ser el profesor”.

Ley o cultura

Asimismo, destacó el fiscal que “esto ya no es una cuestión cultural, sino normativa. Hay que proteger a los niños y a las personas en general. Cuando algo de este tipo ocurre es un abuso sexual en sus diferentes tipologías”.

Dato hizo hincapié además en la importancia las modificaciones que reconocen la imposibilidad de hacer la denuncia. Destacó el cambio que suspende la prescripción de estos delitos hasta que la víctima tenga 18 años y también “la posibilidad de realizar la denuncia a pesar del paso de los años y de ya estar lejos del agresor, cuando el mismo ya no tiene el dominio sobre la persona afectada”.

Dejar respuesta