El 3 de julio se celebra el Día Internacional Libre de Bolsas para concienciar sobre la necesidad de reducción de las bolsas de plástico de un solo uso y fomentar el consumo responsable.

Afortunadamente, crece en el mundo la conciencia sobre la necesidad de eliminar por completo el uso de bolsas de plástico, un material altamente contaminante de difícil degradación, y aún muy extendido en su uso.

En pocas generaciones hemos pasado de que nuestras abuelas usasen un canasto de mimbre o un carrito durante años, a consumir una media de 238 bolsas de plástico al año por persona, lo que representa más de 500 billones de bolsas en el mundo. Estas bolsas tienen una vida media de 20 minutos, que luego van a parar a los basureros o terminan abandonadas en un espacio natural, contaminando, ya que este tipo de bolsas tardan unos 150 años en descomponerse.

Son incuestionables los impactos ambientales asociados al excesivo consumo de bolsas de un solo uso, ya que supone un consumo innecesario de recursos limitados, como son, por ejemplo, el petróleo o la energía utilizada para fabricarlas y distribuirlas. Por eso, el Día Internacional Libre de Bolsas se propone lo siguiente:

Reducir de forma efectiva el consumo de bolsas de un solo uso

-Optar por un consumo responsable, donde la función principal del envase -el transporte de la compra- sea con sistemas de larga duración o reutilizables.

-Reivindicar que los gobiernos ordenen normativas y medidas de fiscalidad ambiental para hacer posible la reducción efectiva de las bolsas, y actuaciones de sensibilización y comunicación ambiental, y no dependan de la voluntad del sector comercial y los consumidores

-Fomentar que se apliquen medidas disuasorias del consumo de bolsas como la incorporación de su coste ambiental

-Informar para que la ciudadanía, los ayuntamientos, las entidades sociales y el sector comercial apuesten por este cambio cultural y ambiental, y pidan a sus gobiernos, administraciones, sector comercial que apuesten por estas medidas de prevención de la contaminación y de residuos.

Qué hacer

– Cuando vayas al supermercado, lleva tus propias bolsas.

– En la verdulería, no pidas bolsa para un producto, podes compartir la bolsa para más de una verdura.

– Si no es necesario pedir una bolsa plástica para tu compra, ¡no la pidas!

– Si usamos una bolsa de tela, podemos ahorrar seis bolsas por semana, 24 bolsas al mes, 288 bolsas al año y 20.160 bolsas durante una vida promedio.

– Si tenes que tirar una bolsa plástica, trata de llevarla a un punto limpio donde pueda ser reciclada.

En Victoria

A partir del 1° de septiembre de 2017 según la Ordenanza N° 3325 “se prohíbe la utilización de Bolsas Plásticas de un solo uso, en los comercios, destinadas para el traslado de mercadería adquirida por los clientes, incentivando la implementación de bolsas reutilizables, bolsas degradables y/o bio-degradables que permitan minimizar la generación de residuos contaminantes dentro del ejido de la ciudad de Victoria”, según establece la norma.

“Quedan exceptuadas por cuestiones de asepsia las bolsas de polietileno de alta densidad en rollos, que son utilizadas para contener y fraccionar alimentos o insumos húmedos elaborados o pre/elaborados”.

La norma fue aprobada en noviembre del año pasado. También se conmina al Departamento Ejecutivo (DE) a implementar campañas de educación, información y concientización, alentando el uso de las bolsas del tipo reutilizables, degradables y/o bio-degradables en el traslado de sus compras, como alternativas a las bolsas plásticas de un solo uso. Además la realización de campañas para que se tenga pleno conocimiento de la fecha límite en la que quedará definitivamente prohibido el uso de bolsas plásticas. Aunque la ordenanza no sea más específica, vale agregar que se refiere básicamente a las bolsas formato camiseta, que habitualmente se entregan en los comercios para cliente que retira mercaderías, confeccionadas en polietileno o polipropileno, dos productos químicos similares.

 

1 Comentario

Dejar respuesta