Victoria.- La Municipalidad contrató a Nelson Fernández Guerrero (socio de la empresa Fullscreen) para organizar la edición 2019 de los carnavales, que ya tienen fecha de apertura para el 19 de enero, y que se extenderá por seis noches consecutivas. Todavía no hay una definición sobre el número  de expresiones ni el precio de las entradas, pero se asegura que se mantendrá el carácter popular de la fiesta.

“Ya está trabajando, bajo la figura de un pago de servicios por honorario profesional”, dijo el Secretario de Gobierno y Hacienda Sergio Navoni ante la consulta de Paralelo 32; también aclaró que se lo contrató a Fernández Guerrero y no a la firma Fullscreen, “para atender lo logístico y artístico de la fiesta mayor de la ciudad”. Guerrero, bajo la figura comercial de Fullscreen, ya experimentó la organización de un corso victoriense en 2012.

Además, dijo que para sorpresa de muchos del Ejecutivo, en la reunión mantenida el viernes 9 pasado en el Cine Teatro local, la mayoría de las expresiones carnestolendas estuvo de acuerdo en esta incorporación.

Este Semanario también pudo saber que el diálogo con Secretario Navoni y el Presidente Municipal Domingo Maiocco comenzó en 2017, y se mantuvo otros contactos en función de la propuesta, antes de dar a conocer la noticia formalmente esta semana.

Así las cosas, acordamos con Fernández Guerrero un encuentro en Café Martínez para hablar de lo que será esta apuesta 2019, de una fiesta que ya organizó en 2012, 2013 y 2014, experiencia que lo lleva a sostener que: “Victoria debe conservar su esencia popular”.

“No voy a estar produciendo integralmente como lo hice antes, es decir no voy a tener que ver ni con los ingresos ni los egresos. Tampoco nadie me pidió que cambie el espectáculo que se viene brindando; lo que haremos será presentar un circuito más prolijo y ordenado. Y que todo funcione desde la primera noche que será el 19 de enero”, añadió Fernández Guerrero.

— En tu irrupción en 2012, casi coincidente con la primera acción de gobierno de Rubén Darío Garcilazo, tuviste apenas días para organizar gran parte de la logística de la fiesta; y ahora la cuestión no es muy diferente, tenés poco tiempo…

— “Soy como el Caruzo Lombardi del carnaval, los equipos me llaman cuando se están por ir al descenso (risas). Ahora en serio, la idea es hacer el mismo carnaval, conservar su esencia. Aparte tampoco la gente quiere que el carnaval sea otra cosa distinta, no quiere un espectáculo a la manera de Gualeguaychú, Concordia, Gualeguay o Hasenkamp, si fuera el caso. Pero hay que brindar más brillo, algo más de espectáculo, mejores carrozas, trajes, sonido que funcione. Lo mismo pero prolijo”.

Esa afirmación de lo mismo pero distinto, contiene dentro la idea de carrusel (y no corsódromo), variedad de expresiones, seguir jugando con espuma, máscaras sueltas, y Terror Do Corso cerrando. “Eso mismo vos lo podés hacer prolijo o desprolijo”.

‘Ordenado’ y ‘prolijo’ son las premisas que se buscarán reflejar en el borde ribereño, y a esas variables se le agrega una tercera y no menos importante: “No perder dinero”. Tanto las autoridades del Ejecutivo como Fernández Guerrero buscarán que la Municipalidad salga derecho en esto de pagar y cobrar.

Porque hay que mencionarlo, hasta el presente, nuestro carnaval popular tiene los dividendos de una gran apuesta logística y de costos fijos que no soportan muchos embates del clima (lluvias) o de bolsillos flacos hacia el fin de mes. Sobrevive a fuerza de entradas accesibles y anticipadas, buen movimiento de cantinas, y el turismo que se precie de visitarlo. En este marco, el primer mes de 2019 parece un gran signo de preguntas, que siempre está. Porque nada asegura que la fiesta más popular de la ciudad, escape a una realidad nacional donde se priorizan otras cosas. Habrá que ver cómo se plantea la estrategia, y en esto Fernández Guerrero, tiene elementos para aportar y sabe lo que ocurre al interior de las expresiones.

Ahora, alguien que ha visto el carnaval un par de veces en su vida, se pregunta ¿Es necesario tantas expresiones? Fernández Guerrero responde que no, pero ese filtro de quién se sube al carrusel y quien no, reconoce que es potestad de la propia gente, el carnaval es un fenómeno cultural. “Nosotros podemos trabajar sobre los proyectos que van a presentar, la hora de inicio y finalización, donde también hay que acotar el tiempo entre una expresión y otra, el número de integrantes, etc.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here