El ministro de Economía, Nicolás Dujovne, anuncio esta mañana un paquete de medidas para aumentar ingresos, achicar gastos e intentar llegar al equilibrio fiscal en 2019, antes de viajar a Washington a negociar una aceleración de la ayuda financiera con el Fondo Monetario Internacional.

El programa económico incluye el regreso de las retenciones a todas las exportaciones, la trasnferencia a provincias de subsidios al transporte intrajurisdiccional (que no atraviesan dos provincias) y un recorte adicional del gasto público, además del recorte de ministerios. Del otro lado, el Gobierno implementará un programa de contención social, con un bono extra a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

La decisión oficial es implementar retenciones de cuatro pesos por cada dólar exportado en las exportaciones primarias y servicios de tres pesos por dólar en el resto de los envíos, con valor agregado.

Además, se interrumpirá la reducción gradual de las retenciones a la soja, que actualmente estaban en 25,5 por ciento. En cambio, se aplicará una retención del 18 para porotos, harinas y aceite de soja, adicional al derecho de tres o cuatro pesos por dólar.

También se suspenderá por un año la suba del mínimo no imponible en las contribuciones a la Seguridad Social prevista para 2019. Con esto, se espera un ahorro adicional de unos 40.000 millones de pesos.

La meta del Ejecutivo es lograr el “equilibrio fiscal” en 2019. Eso implicaría un ajuste de 500.000 millones de pesos. El programa acordado con el Fondo supone la posibilidad de aumentar el gasto en 0,2 puntos del PBI para asistencia social.

“Siempre hemos planteado la necesidad de decir la verdad”, manifestó, y reconoció “que hay argentinos y argentinas que la están pasando mal, que les cuesta llegar a fin de mes y pagar las tarifas, y estamos conscientes de esta situación, que tenemos que enfrentar y superar”.

“Tuvimos una fortísima sequía, subieron las tasas internacionales las monedas emergentes empezaron a apreciarse y nos agarró en un momento en que no habíamos terminado de equilibrar nuestros desbalances macroeconómicos. Y cometimos errores”, resumió el funcionario. En ese aspecto, dijo que el Gobierno dejó al “descubierto el flanco fiscal, quizás en demasía, y eso impactó más en Argentina”.

Dujovne aseguró que “el mundo no quiere que la Argentina fracase y vuelva a caer en el populismo”, a la vez que ponderó el “paquete de ayuda inédito por USD 50.000 millones del FMI más otros USD 6.000 millones de organismos internacionales”.

 

(AIM)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here