Nogoyá.- Dos hechos trágicos desvinculados entre sí golpearon la ciudad; se trata de dos jóvenes de 30 años aproximadamente. Uno salió a cazar con sus mascotas luego de la fuerte lluvia que padeció la zona y su cuerpo no soportó el temporal; la temperatura descendió bruscamente y la primera hipótesis oficial que se manejó fue que la muerte se produjo por hipotermia. Por otro lado, a las 3 de la madrugada del jueves, mientras los nogoyaenses descansaban de la jornada del miércoles, se vieron sobresaltados cuando las sirenas atravesaron la ciudad en socorro de un joven que cayó de su moto, lo llevaron directamente al Hospital San Blas.

No fue hipotermia sino un rayo

Cerca del mediodía del miércoles, un joven fue encontrado muerto por personal policial en la zona rural de Distrito Montoya a unos 8 kilómetros de la ciudad de Nogoyá. Así, el jefe departamental, personal de judiciales, el médico policial y los de criminalística se acercaron al lugar tras recibir la preocupación de los familiares.

Según el informe policial publicado en la página oficial de Facebook se comunicó: “El lugar era de difícil acceso debido a las inclemencias climáticas de los últimos días, logrando llegar al lugar con suma precaución donde se constató la muerte de una persona de sexo masculino, de 31 años de edad”.

En dicho informe se expresa: “Por lo que se pudo averiguar esta persona habría salido a cazar en la víspera y al no regresar se preocuparon sus familiares. El cuerpo fue examinado por el médico policial y médico forense que determinó la muerte por posible hipotermia (baja temperatura), sin signos de violencia. Fue trasladado a la morgue del Hospital San Blas y luego a la morgue de Oro Verde para realizar la autopsia correspondiente y determinar la causa del deceso”, llegando a la conclusión de que el deceso se produjo por la acción de una descarga eléctrica proveniente de un rayo.

Las heridas habrían sido causadas por los pedalines

Como se dijo anteriormente, las sirenas de los distintos vehículos de emergencia dieron aviso a la ciudadanía que un evento desafortunado estaba desarrollándose en la fría madrugada del jueves. “A las 2:50, del día de hoy a raíz de llamados telefónicos, personal policial se hace presente en calle San Martín antes de llegar a Bv. Ramírez y se constata la presencia de una persona de sexo masculino (Leandro Leguizamón, 28 años), el cual se había caído de la motocicleta que conducía”, sostuvo el texto de la policía publicado en la red característica.

En una primera instancia, el conductor fue trasladado, también al Hospital San Blás llegando sin vida a dicho nosocomio. El informe policial sumó: “El cuerpo fue examinado por el médico policial y médico forense que constataron cuatro heridas punzo cortantes en la zona fosa lumbar, fractura de cadera y fractura cervical”.

El cuerpo fue trasladado a la morgue judicial de Oro Verde, de la cual surgió un curioso informe que divulgó y comentó ayer El Once digital, donde se expresa que las heridas punzo cortantes fueron producidas “por los pedalines de la moto” (una Honda 125 cc) que la víctima conducía al momento del accidente.

“Leandro Leguizamón de 28 años, llegó sin vida al hospital San Blas de Nogoyá tras haber sufrido un accidente de moto. De acuerdo al parte policial, el cuerpo presentaba cuatro heridas punzo-cortantes en la zona fosa lumbar, fractura de cadera y fractura cervical, por lo que, desde la Jefatura Policial, se inició una investigación “para determinar quién le infirió las heridas en la espalda”.

El cuerpo de Leguizamón fue trasladado a la morgue judicial de Oro Verde a los fines de establecer la causa de muerte debido a las “lesiones de dudosa procedencia”, las que “se asemejaban a puñaladas”.

Finalmente, el informe dictaminó “que las lesiones no se correspondían con un objeto punzocortante o arma blanca, por no contener particularidades propias de este tipo de elemento, ni profundidad suficiente la lesión”.

De acuerdo al parte oficial que se difundió: “Los profesionales médicos coincidieron en su informe en que dichas lesiones habrían sido provocadas por los pedalines del mismo rodado en el cual se trasladaba el extinto al momento de colisionar violentamente, no siendo ello la causal de la muerte, sino las lesiones traumáticas provocadas por el impacto”.

Sin embargo fuentes allegadas a la investigación coincidieron ante el medio paranaense en que el informe de la pericia, emitido por parte del fiscal que tomó intervención en la causa, Dr. Rodrigo Molina, es por lo menos ‘extraño’”.

Es que el cuerpo de Leguizamón quedó tendido a una distancia aproximada a los 20 metros de la moto que conducía, con lo cual, resulta incomprensible cómo es que los pedalines del rodado pudieron haberle ocasionado las lesiones corto-punzantes en la espalda.

El motociclista, si bien transitaba a una velocidad considerable al momento del accidente, llevaba el casco protector puesto cuando impactó contra una columna de alumbrado público.

Desde la jefatura de Policía se informó el jueves a la noche:

“En la Morgue Oro Verde se dictaminó que las lesiones no se correspondían con un objeto punzocortante o arma blanca, por no contener particularidades propias de este tipo de elemento, ni profundidad suficiente la lesión. Los profesionales médicos coincidieron en su informe en que dichas lesiones habrían sido provocadas por los pedalines del mismo rodado en el cual se trasladaba el extinto al momento de colisionar violentamente, no siendo ello la causal de la muerte, sino las lesiones traumáticas provocadas por el impacto”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here