Victoria.- Débora Viden Otegui e Ivana Anderson, quienes cruzaron Los Andes a principio de año a caballo en el paso de Uspallata, comenzaron un ciclo de charlas que darán en diferentes escuelas de la ciudad. La presentación se centró en la aventura vivida por estas dos mujeres victorienses que además de una preparación física, tuvieron que tener una histórica.

Cabe recordar que Paralelo 32 ya había publicado la experiencia de estas mujeres en su edición del 11 de febrero, nota que fue levantada por otros medios locales. Por su parte, las charlas estuvieron destinada a niños de entre diez y doce años en las escuelas nº 47 y nº 43.

“La idea es difundir el proyecto pedagógico, histórico y cultural de la asociación sanmartiniana Cuna de la Bandera”, comenzó Débora en diálogo con Paralelo 32. Asimismo, explicó que se explayaron en contar la aventura vivida, pues las escuelas ya se encargan de enseñar la historia a los alumnos.

En el mes del aniversario de la muerte de José de San Martín estas presentaciones sirven para alentar a los estudiantes a interiorizarse más por la historia y cultura patria. La postura anterior es compartida por las mujeres y, además, cuentan que los chicos les preguntaban cómo vivieron el cruce, qué sintieron y la vestimenta que utilizaron.

—¿Cómo surgió esta iniciativa de comenzar charlas en las escuelas?

—Surgió porque adquirimos visibilidad en el periódico y la televisión, al ser el bicentenario del cruce de Los Andes. A raíz de eso nos empezaron a comentar que les gustaría que estuviésemos en las escuelas para comentar la travesía. Comenzamos en la escuela nº 47, luego, en la nº 43. El 16 vamos a la escuela de Aranguren y el 17 vamos al colegio Nuestra Señora del Huerto y al instituto J. F. Kennedy. Sin embargo, todavía quedan algunas instituciones educativas a las que podríamos ir, pero hay que confirmar.

Incluso, la semana que viene se pasará en Rosario, en el cine Village, un film gratuito para las escuelas y los jubilados. La película es un documental de Canal 9 que mostrará al público la experiencia de los expedicionarios.

En este panorama, tanto Débora como Ivana recuerdan que para participar de la experiencia tuvieron que tener una preparación física que incluía detalles tales como aprender a ensillar y demás, pero que también tuvieron que prepararse culturalmente para disfrutar del viaje.

En este sentido, les comentaron a los estudiantes que la imponente naturaleza hizo que no extrañaran ni las comodidades del hogar ni las distracciones de la tecnología. Las presentaciones, que incluyeron fotos y soporte audiovisual, despertaron el interés de los alumnos durante una hora.

Dejar respuesta