Nogoyá.- En diálogo con Fm La Voz el responsable máximo de las fuerzas de seguridad en el Departamento se refirió a una denuncia realizada por una mujer, quien habría manifestado ser víctima de acoso verbal callejero. En su declaración, Eduardo Lino Stopello minimizó el hecho cuando aseguró que se había tratado de un “piropo”, y aclaró que la joven lo había “tomado mal”.

El fragmento de la entrevista que podría haber pasado desapercibido, tomó relevancia cuando otra radio local, FM Libertad, dio a conocer el testimonio de la mujer de 25 años quien aseguró que el hecho se produjo en la tarde del pasado jueves 22, cuando un desconocido la interceptó en la calle persiguiéndola durante tres cuadras en las que la acosó verbalmente.

En efecto y como aseguró Stopello, la joven no había sido insultada por el conductor del vehículo, pero la insistencia del conductor para que la joven suba al auto la inquietó al punto que debió pedir la presencia policial. Así, según se constató posteriormente el sujeto mayor de edad, oriundo de Rosario, depuso de su actitud luego de que la víctima tomara su teléfono celular y llamara pidiendo asistencia de dicha fuerza.

El hecho de que el jefe Departamental le quitara relevancia a la situación, molestó principalmente a quienes diariamente padecen entornos similares frente a varones foráneos o de la propia ciudad. Tras esto, el martes 27 de junio por la mañana un grupo de mujeres que habitualmente hace oir su voz en estos casos, hizo circular un duro comunicado exigiendo un pedido de disculpas público.

Según pudo saber Paralelo32, el revuelo mediático que llegó incluso a instancias provinciales habría derivado en una reunión de la denunciante con la fiscalía y miembros de la fuerza, a fin de aclarar lo sucedido, estableciendo el compromiso de llevar adelante políticas comunicacionales que intenten erradicar estas prácticas sexistas.

El comunicado

“Desde este colectivo militante integrado por mujeres, cis, travas y trans, rechazamos enérgicamente las declaraciones del más alto funcionario policial local y lo instamos a tomar medidas eficientes frente a esta situación de la que somos víctimas la gran mayoría de las feminidades de la ciudad, que afortunadamente poco a poco empezamos a denunciar”, sostuvieron desde uno de los grupos organizadores del 2X1 en la ciudad.

“Vale aclarar que el acoso callejero lejos está de ser una práctica romántica del conjunto de varones sobre los cuerpos feminizados, sino que constituye un hecho violento en el cual quien lo comete se siente en el derecho de evaluar positiva o negativamente a cualquier mujer que circula por la calle”, dijeron, y agregaron: “El acoso callejero no es vivido por la víctima como un elogio y en la mayoría de los casos la insistencia de quien lo emite provoca una sensación de gran temor. Padecemos esta violencia desde edades muy tempranas y su naturalización nos lastima a nosotras y a las generaciones futuras, que no podrán apropiarse del espacio público por miedo”.

Más adelante, por considerar que las fuerzas “Creemos que las fuerzas policiales ya no pueden pecar de ignorancia respecto de estos temas, por lo cual insistimos en que la banalización pública de estas situaciones se convierte, en boca de estos funcionarios, en actos de complicidad”, señalaron más adelante y el comunicado concluye exigiendo una disculpa pública a la fuerza policial”

Mención aparte mereció el tratamiento mediático, el cual –subrayaron- encontró “como muchas otras veces” frente al micrófono a trabajadores “poco capacitados”, “insensibles a las cuestiones de género y muchas veces convalidadores de la violencia”. En esa línea el fuerte comunicado sentenció: “Vivimos en un país donde los femicidios aumentan año a año y creer que esas muertes surgen de hechos aislados solo contribuye a reproducir más violencia. Los femicidas no nacen de un repollo, son hijos de una sociedad patriarcal que tolera y avala la violencia, también bajo el manto protector de los medios de comunicación.

“De qué sirve gritar Ni Una Menos si como comunidad continuamos reproduciendo cada acto machista”.

Dejar respuesta