Los principales bancos privados comunicaron a sus clientes empresas que desde el 1 de marzo cobrarán el 1% más IVA por depósitos en efectivo en sus cuentas. Unos pocos lo harán desde abril, mientras los públicos aún no fijaron qué posición tomarán.

En las notificaciones a las grandes compañías remarcan que, en caso de no aceptar la modificación, se cuenta con la posibilidad de rescindir el contrato sin cargo alguno antes de la entrada en vigencia del cambio. En algunos casos, el recargo es a partir de $ 10.000 depositados y en otros cualquiera sea el importe, con una comisión mínima de $ 80 más IVA.

Cuando alguien deposite en su cuenta, se le acreditará el 99% del total, ya que automáticamente le deducirán el 1%. O sea, no le cobrarán a quien deposite, sino directamente impactará en la cuenta de la empresa a la que se le depositará.

Por el momento, sólo será para personas jurídicas, mientras evalúan el impacto de trasladarlo a individuos.

¿A quiénes afecta esta medida? A los mayores depositantes de efectivo, que son los mayoristas, supermercados, estaciones de servicio de combustible, negocios de electrodomésticos, farmacias, recaudadores de servicios públicos.

Dejar respuesta