A. Spatzenkutter- Carolina Dietz, vecina de la aldea, se comunicó con la redacción de Paralelo 32 y comentó una situación que le sucedió y le generó preocupación. Detalló que “El miércoles 22 de noviembre estábamos tomando mates en la casa de mi hermana y empezamos a sentir olor a veneno. Presuntamente no se puede fumigar a menos de 200 metros de la zona urbana, pero en este caso no se respetó ninguna normativa, y lamentablemente no es la primera vez que pasa”.

Indicó que “Estamos en la zona urbana, no es zona rural. Hay muchas casas más en la zona. Somos gente conocida y duele que pasen estas cosas. La Policía tendrá que controlar con más rigurosidad ahora, porque es un peligro para todos lo que está pasando.

El enojo de Carolina se acrecentó por los problemas de salud que su hijo manifestó al otro día. “Estábamos con mi hermana Zulema, que vive enfrente del campo que se fumigó. Y estábamos con nuestros chicos, yo tengo una criatura de 1 año y medio y mi hermana una nena de 2 años con asma, un nene de 4 y otro de 7. Mi nene al día siguiente estuvo todo el día con vómitos y mi sobrina, asmática, tuvo que ir al médico también, se le potenció el problema de salud. Mi hermana lo filmó al momento en que fumigaban y lo presentó como prueba en la denuncia que hicimos en el destacamento de Spatzenkutter”.

La casa está ubicada en calle Padre Kollman, a 150 metros de Avenida Alemanes del Volga y el hecho, según denuncia Dietz, sucedió entre las 18.00 y las 20.00. “Había mucho viento y entonces la situación empeoró aún más. Molesta que no se hagan las cosas como lo exige la ley, con los recaudos correspondientes”.

En el campo donde se fumigó, según indicó la mujer, no se toman los recaudos correspondientes para evitar inconvenientes en los vecinos. “Vienen y fumigan por su cuenta, no cumplen las leyes. Tenemos miedo porque tenemos muchos casos de cáncer en la aldea, cada vez más. No queremos que se siga enfermando la gente. Exigimos controles y un apego a la ley de todos. No estoy en contra de las fumigaciones, solo quiero que se hagan las cosas como se tienen que hacer, en los lugares correspondientes y con los recaudos correspondientes”.

Dejar respuesta