En el marco de la 7ª Feria de Productos Artesanales y de la Agricultura Familiar, se desarrolló una jornada de análisis del sector tambero y quesero, donde se dio a conocer el diagnóstico del sector a partir de un plan piloto y las próximas líneas de acción a trabajar desde el gobierno provincial.

Uno de los puntos clave de la jornada fue el diagnóstico del sector tambero y quesero como así también las propuestas de trabajo que se gestionan para resolverlas. Las mismas han sido abordadas por una mesa interinstitucional en la provincia y en esta oportunidad se dieron a conocer cuáles fueron los principales ejes de trabajo y los resultados obtenidos.

El titular de la Secretaría de Producción, Alvaro Gabás, indicó que “desde la provincia estamos trabajando en todos los sectores productivos, en las economías regionales y también en lo que atañe a los sectores primario, secundario y terciario. El sector tambero y la agricultura familiar es un sector muy importante para toda la provincia y entendemos que cada una de las demandas de esta cadena de valor hay que brindarle una respuesta también desde el sector público”.

“En este marco entendemos que la Agricultura familiar, los pequeños productores y la economía social están interrelacionados. Es decir, están concatenados en integración y además tienen dificultades en común, pero también valores: principios que son un denominador común y que es lo que a su vez los fortalece en este marco. Por eso consideramos relevante que se desarrollen este tipo de actividades como esta feria, y por eso estamos aquí participando, apoyando y escuchando todas las demandas y propuestas” enfatizó el funcionario.

Por su parte, el director general de Agricultura, Lucio Amavet, indicó que “se presentaron las conclusiones de un plan piloto que desarrollamos para tamberos y queseros de las localidades de Tala, Maciá y Nogoyá y que tiene que ver con el saneamiento de los rodeos, con la mejora de las condiciones de infraestructura de esos productores; pastizales, con asesoramiento y capacitación, con el propósito de mejorar la productividad y la calidad de lo que producen”.

En el desarrollo de la charla unos de las solicitudes fue la continuidad de este tipo de proyectos a largo plazo donde se consideren cada uno de los aspectos de esta cadena de valor.

En este sentido, la responsable técnica del Proderi, Valeria Mosetich, destacó: “Se apunta no sólo a que exista una marca propia, sino también al cumplimiento de procedimientos estandarizados, tener un protocolo de elaboración, responder a las normativas que hoy están vigentes y que de alguna manera flexibilizan todas las pautas que establece el Código Alimentario Argentino, y también trabajar en infraestructura en la producción primaria”.

Además se refirió al compromiso de todas las instituciones que participan en este trabajo articulado: “que distintas instituciones se pongan a debatir en una mesa intersectorial e interinstitucional tiene que ver con una madurez de trabajo de todas las instituciones y también de una decisión política, de cómo mejorar el diagnóstico del sector tambero en la provincia”.

Debilidades del sector a trabajar

Consultado sobre las acciones a desarrollar por parte del gobierno provincial para fortalecer las deficiencias propias que sufre este sector, Amavet indicó que “fundamentalmente tenemos que trabajar en este estrato de productores en el asociativismo, buscando a través de las capacitaciones y asistencia técnica, una conducta cooperativa para poder volcar ahí el financiamiento que sea necesario para generar valores en las industrias que generan la producción de quesos. Se busca disminuir la intermediación, la venta de la producción primaria sin agregado de valor y de esta manera conseguir escala, calidad y precio que colabore a la competitividad y sustentabilidad”.

Conclusiones

En base al debate realizado en esta jornada, se pretende armar una propuesta que será sumada a los indicadores que se presentaron en el plan piloto realizado, vinculado a la comercialización, un eslabón clave para toda cadena de valor.

En referencia a esto, Amavet señaló “La idea es que con los aportes escuchados hoy podamos armar y definir una estrategia provincial para esta cadena de valor y que la misma pueda ser considerada por el Secretario de Producción en su plan estratégico provincial. Consideramos que es una actividad productiva no solo representativa y genuina para nuestra provincia, sino que además genera fuentes de trabajo y arraigo en el campo”.

La Agricultura Familiar como economía regional

El titular del Instituto de Control de Alimentación y Bromatología (ICAB), Pablo Basso, indicó: “Para nosotros significa un gran logro que los expositores de la feria que venden su productos estén formalizados con un carnet habilitante para venderlos y fundamentalmente que estén capacitados en cuanto a la manipulación de alimentos. El sector de la Agricultura Familiar de la provincia de Entre Ríos yo diría que hay que tomarlo como una economía regional y hay que fijar políticas públicas para ello. No son sólo pequeños productores a los cuales hay que darles un subsidio para ayudarlos, sino que es un sector productivo que representa aproximadamente de lo que ellos producen el 70 por ciento de lo que nosotros consumimos en nuestras mesas. Por eso hay que darle la relevancia que se merecen porque genera mucho trabajo a los entrerrianos y que además mantiene al productor en su lugar de origen”.

 

 

(Fuente: Prensa Secretaría de Producción)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here