Hace un tiempo que el secundario  ha sido noticia en distintos medios nacionales y provinciales, las problemáticas  de los adolescentes han marcado un perfil en los cursos, que implican abandono de la carrera, repitencias, lo cruzan problemas de violencia y bulling y todo indica que la currícula no aporta demasiados temas ni herramientas para motivar y retener a los alumnos.

Sobre estos temas hablamos con la Prof. Yamina Del Do, titular de la Dirección del Nivel Secundario, dependiente del Consejo General de Educación de la provincia, para conocer  además la realidad en la provincia en materia educativa.

— Son varios los problemas y cuestionamientos que pesan sobre la secundaria. ¿En qué se está trabajando desde el CGE?

_Desde la Dirección estamos  analizando con un espíritu crítico todo lo que pasa en el Nivel Secundario, considero que se necesita un cambio, una transformación, porque hay un alto índice de repitencias, abandonos y mucha movilidad estudiantil. Empiezan una orientación después se cambian, o siguen en otra escuela.

–Los alumnos son muy demandantes, ¿se está dando respuesta a sus demandas?

_No, las escuelas no están dando las respuestas que nuestros jóvenes están pidiendo.

–Qué han planteado para generar los cambios a los que Ud. hace referencia

_Para este año estamos  trabajando en proyectos que hagan foco en los intereses de los estudiantes. Se producen críticas con respecto a que los alumnos no trabajan adecuadamente el tema de la memoria, que no pueden retener información, pero esos jóvenes en la vida cotidiana conocen los nombres de los integrantes de un equipo de futbol, saben manejar tecnologías y acceden a información con diferentes soportes tecnológicos.

— ¿Entonces que está pasando?

_Los estudiantes están preparados para el mundo real y complejo en el que vivimos y la secundaria sigue practicando tecnologías que resultan obsoletas ante esa realidad. Estamos al tanto de ese desfasaje y apuntamos a la construcción de proyectos que atiendan las necesidades y los intereses de los estudiantes.

Tenemos un programa denominado “La escuela sale del aula”, es una línea que representa la extensión de la jornada escolar (extra horaria). Para conformar proyectos específicos que atiendan los intereses de los chicos, lo hemos realizado con éxito en Feliciano, La Paz, Uruguay y Paraná.

–¿Qué temas abordan?

_Varios entre ellos teatro, agricultura, ecología y tecnología. Se intenta recabar las voces del joven para orientar las tareas, referidas a lo que le interesa, qué le gustaría profundizar y que esa temática lo tenga comprometido con el trabajo escolar. Si se aborda teatro sobre obras siempre se vinculan  con la currícula escolar, por ejemplo lengua y literatura. Es una forma de hacer más atractiva la escuela.

También se trabaja en escuelas rurales sobre ciclos productivos. Tomando lo que se genera en su zona se elaboran proyectos en ese sentido, sobre la producción de dulces, pan casero o  pescado.

–En otro orden,  ¿cuantos chicos dejan la escuela secundaria en la provincia?

_Yo no me animaría dar números porque la movilidad del estudiante secundario es permanente, a lo mejor el que dejó en un establecimiento se fue a otro o se trasladó a otro lugar. La trayectoria no es continua y pareja, porque dejan  un tiempo y después regresan  a la escuela.  Muchos que abandonaron, al llegar a la mayoría de edad completan el secundario en el marco del Plan Fines por lo cual ese alumno no se graduó. Es muy difícil establecer estadísticas en ese sentido. De todas maneras la mayoría son las que empiezan y terminan. Cambió también lo que era el mandato familiar de las generaciones pasadas, en las que desde la casa lo obligaban a cursar la secundaria, esto no es así en la actualidad. Pero hay alto índice de repitencias y abandonos.

Graduaciones

–En el siglo antepasado se creó el bachillerato para preparar a los alumnos  que  ingresarían  a la facultad, en la actualidad –salvo las escuelas técnicas– el joven sale del secundario con un montón de conocimientos que muchas veces no les sirven. Que opina al respecto.

_En la currícula de las escuelas orientadas del CGE  hay una materia que se denomina Prácticas Educativas donde se le dan los lineamientos generales, pero estamos convencidos que la secundaria debe preparar a los alumnos para seguir estudiando una carrera terciaria o universitaria. Inclusive para el que quiere ingresar el mundo laboral lo habilita. En el paradigma de la complejidad actual,  los estudiantes están insertos en una sociedad que se va transformando, inclusive tenemos que prepararlos para trabajos que se van a plantear a futuro. Desde la secundaria se intenta formar, para que el estudiante pueda perfeccionar sus capacidades, formular su proyecto de vida y básicamente para que siga estudiando y creciendo.

Se lanzó el programa Nexos que articula la escuela secundaria con las universidades (UADER, UNER y UTN). Esto  le permitirá a alumno  ir conociendo lo que representa el nivel universitario al momento que tenga que tomar una decisión. Otro trabajo fuerte de la Dirección apunta a fortalecer las ferias de ciencia que  involucra a los chicos sobre cuestiones tecnológicas

Preocupaciones

–Si usted tuviera que definir, donde estarían actualmente los problemas de la enseñanza secundaria además de los mencionados.

_Una de las problemáticas que forman parte del debate está referida a las prácticas pedagógicas, las maneras de enseñar, la didáctica específica para cada disciplina. Preguntarnos, cómo estamos enseñando, donde estamos parados para transmitir conocimientos, Este es uno de los temas que nos preocupan. Abordar las causas de las repitencias. Debemos plantear la “construcción”  de  una escuela secundaria que dé respuestas a nuestros estudiantes.

Violencia y Educación Sexual

–Hay un  aspecto que involucra a los adolescentes del secundario relacionado a los  fenómenos de violencia. Cuál es la realidad en las secundarias de la provincia.

_Hay muchos problemas, pero no sería tan tajante de tildarlo de violencia, opino que muchas veces se trata de estudiantes que no son escuchados, que no encuentran un ámbito de contención. Además el  joven, al no tener un referente en la familia, en la sociedad o en la misma escuela, muchas veces explota en otros ámbitos. Yo considero que el seguimiento,  la atención, son fundamentales, se trata de estudiantes  que están “construyendo” su identidad, muchas veces sin una figura a la cual seguir. Desde la Dirección, para trabajar este tema lo hacemos en forma específica con tutores y preceptores que son los que tienen un contacto directo con el chico, los que le toman asistencia, los que llaman a la casa cuando el alumno no concurre a clase. Reconozco que hay muchos problemas e inconvenientes, pero es importante destacar que se está trabajando, aunque después surjan fenómenos aislados de violencia que tienen mucha repercusión.

–Paralelo hizo un informe el año pasado referido a embarazos en la secundaria y el tema no es menor. La mayoría sostenía que se debía a falta de formación e información. ¿Qué se está haciendo concretamente en educación sexual?

_Tenemos como eje la educación sexual integral que se trabaja a través de las políticas transversales, que se lleva adelante en las escuelas. Se da en los diferentes espacios curriculares a medida que van surgiendo los temas, pero como esto no alcanza porque hay mucha demanda de los chicos, este año estamos trabajando con los Centros de Estudiantes. El objetivo es el de democratizar los espacios institucionales en los que el alumno pueda plantear, consultar, armar propuestas apelando al espíritu crítico de nuestros estudiantes.  Pero además aprovechamos estos espacios para que se hable de la educación  sexual, se hable de  las adicciones, problemas de género y el bulling, entre otros. Esto se lleva a adelante con la presencia de un profesor a cargo pero atendiendo los planteos de los alumnos en estos temas.

–¿Como sería la mecánica?

-El tema se trata desde las Políticas Transversales, como le expliqué, y después con los centros de estudiantes que están institucionalizados, que trabajan bien. En esto casos solicitan asistencia al Consejo de Educación y directivos del establecimiento para tratar educación sexual integral y se planifican las tareas a realizar.

–¿Qué sería lo ideal que le debe aportar el secundario al joven que egresa?

_El objetivo es que salga con un espíritu crítico, que pueda tener elementos para argumentar temas, sostener una idea, empoderlos para que el estudiante tenga los elementos que le permitan transformar la sociedad en la que vivimos. Si esto no ocurre nuestra función queda desdibujada, porque tenemos que potenciar a esos chicos y darles las herramientas para que se sientan capaces de lograr objetivos.

 

 

(Por Mario Juárez)

Dejar respuesta