Debate en Diputados: Buscan que la educación sexual integral sea obligatoria en las currículas y que se dé en escuelas públicas y privadas

0
142

Un plenario de comisiones se reunió en la tarde de este martes en la Cámara de Diputados con el objetivo de reformar la ley de Educación Sexual Integral (ESI). Se reunieron en forma conjunta las Comisiones de Educación y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de la Cámara baja, quedando nuevamente en evidencia la grieta entre “verdes” y “celestes”.

El titular de la comisión de Educación, José Luis Riccardo (UCR – San Luis), en consenso con autores de otros proyectos, como Carla Pitiot, Laura Alonso, Marcela Campagnoli, Carla Carrizo y Claudia Najul, entre otros, impulsan la obligatoriedad curricular, la formación docente ciudadana y la cooperación institucional y federal de la educación sexual integral en las instituciones públicas y privadas.

Todo transcurrió en la sala 1 del anexo de Diputados, donde además de diputados se hicieron presentes organizaciones verdes y de antiabortistas con sus pañuelos celestes. Fue una jornada de suma tensión.

Riccardo abrió el debate: “Esto no se trata de una discusión entre verdes y celestes”, dijo. Pero la discusión fue tomando temperatura con los minutos. Y del lazo celeste empezaron a escucharse voces que se oponen a la iniciativa: “A mis hijos los educo yo”.

Luego, la radical Alejandra Martínez, presidente de la Comisión de Familia, dijo que “este debate es el saldo positivo que dejó el debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo. Más allá de las posiciones quedó un amplio consenso. Siempre dijeron que había que enfocarse en la ESI, salvo que no lo hayan dicho con total convicción. Pedimos que se pueda implementar la ley 26.150”.

Martínez dio estadísticas oficiales. Dijo que por año tres mil niñas menores de 15 años se convierten en madres. Y en el 83,4 por ciento de los casos fueron embarazos no planificados. Aseguró también que la Argentina es el país con mayor cantidad de casos de VIH de América Latina, 9 de cada 10 por no usar preservativo.

La diputada Carla Carrizo (Evolución Radical) dijo que “los niños tienen derechos y no son objetos de los padres”. Inmediatamente, desde el sector celeste gritaron: “Con los hijos no se metan. Los niños son de los padres”. Otra mujer gritó: “¡Degenerados!”.

Uno de los momentos de mayor tensión se dio durante la intervención de Marcela Campagnoli (Coalición Cívica). Expresando la posición de los celestes en el debate, dijo que adhería en gran parte a este dictamen y que estaba “de acuerdo con una educación sexual integral, básica, científica y obligatoria para todos, incluso de orden público”. Sin embargo, la misma Campagnoli y otros representantes de este sector, más refractario a la ley, objetaron aspectos de la redacción de la norma. Pidieron más tiempo para un dictamen de consenso. En el sector a favor de la reforma, fue interpretado como una dilación en el pase a la firma del dictamen.

Gabriela Burgos (radicalismo) le dijo a Clarín que “en la base del proyecto estamos de acuerdo. Todos queremos una ley sexual e integral”. Pero reclamó más tiempo y se sumó a los que reprocharon a Riccardo por no haber sido convocados a las últimos reuniones de elaboración del paper.

De lado de quienes impulsan la ley, se hizo mención constante a la injerencia de la Iglesia, algo que desde un sector del bando celeste fue interpretado como una agresión.

Los principales puntos de la reforma son:

1) Declarar a la Ley de Educación Sexual Integral de orden público, por lo que los contenidos curriculares de ESI serán de aplicación obligatoria en todas las instituciones educativas de la República Argentina, sean de gestión estatal o privada. Para ello, se elimina del texto la posibilidad de que los establecimientos educativos adapten la ESI a “su ideario institucional y a las convicciones de sus miembros”.

2) Garantizar que las jurisdicciones no desconozcan o contradigan los contenidos de ESI consensuados por el Consejo Federal de Educación (Res. 340/18) y establecidos en el Programa Nacional de Educación Sexual Integral. Para responder a problemáticas locales, podrán enfatizar contenidos específicos en función de las características y condiciones socio-culturales de sus poblaciones.

3) Incluir en los proyectos institucionales de los establecimientos educativos a la Educación Sexual Integral de manera transversal y a través de espacios curriculares específicos.

4) Asegurar la igualdad de trato y oportunidades, la no discriminación y un acceso igualitario a la ESI para las diversas identidades de género y orientaciones sexuales.

5) Incorporar preguntas relacionadas con la enseñanza y aprendizaje de la Educación Sexual Integral en los operativos de evaluación del sistema educativo nacional.

6) Actualizar el marco normativo vigente para el cumplimiento de los contenidos de ESI: Ley de identidad de género; Ley de derechos de personas con discapacidad; Ley de trata de personas; Ley de protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes.

 

(Informe: Guido Braslavsky/Clarin)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here